jueves, marzo 02, 2006

Las SS de la Sodomía Simbólica

La hipocresía suele acompañar a todos los excesivos rigorismos morales. En el Islam, que se condena severamente la práctica homosexual, está esta muy extendida en forma de una bisexualidad supuestamente muy masculina: un musulmán puede, hasta cierto punto, presumir de haber "dado" a otro, pero ninguno reconocerá haber "recibido". Claro es sin embargo que allá donde uno da siempre hay otro que recibe. Y quien "recibe" puede recibir, de paso, una buena cantidad de latigazos como castigo corporal por haber pecado contra la naturaleza, de acuerdo con la Sharia. Esto sucede a diario en Arabia Saudita. Cuando el Comité contra las Tortura de las Naciones Unidas lo denunció los Sauditas apelaron a la tradición.

Los talibanes aplastaron con palas escavadoras o hicieron pasar tanques por encima de los hombres acusados de prácticas contranatura. Mohamed Omar gustaba de esos sangrientos espectáculos públicos, cual César en el Anfiteatro, pero sin Roma detrás.

En Bangladesh, Pakistan o Malasia se condena la homosexualidad con entre 10 y 20 añitos entre rejas. Libia tiene a sus "lilas" de 3 a 5 años.

En Egipto, no habiendo ninguna ley específica contra la homosexualidad, se procesó a una cincuentena de personas que frecuentaban un barco restaurante gay por delinquir contra la religión y la moral.

Y que decir de los chiítas persas y su teocracia iraní. Colgaron no hace mucho a un par de maricas adolescentes. Pinchar aquí.

Aunque este catálogo es solamente una ínfima muestra de cómo se las gastas en los países islámicos con los homosexuales.

En este contexto, Zerolo manifiesta su indignación contra una chirigota. El humor, sea en forma dibujada o cantada, es censurado en nombre de un respeto mal entendido. No hay que respetar a quien no respeta.

Para colmo un homosexual, que debiera estar a la cabeza de las manifestaciones de condena contra el islamismo, se dedica a defenderlo, y sin que nadie se lo pida. Las feminazis anteponen su nazismo a su feminismo, cuando defienden a (o callan sobre) el islam. Los miembros de la maricomintern, o internacional gay, anteponen su homosexualidad pasiva a su internacionalismo. Su masoquismo sumiso les hace soñar con "recibir"....decenas de latigazos. Entre los primates es muy común que los machos más fuertes den por detrás a los más débiles, como señal de poder de unos y de sumisión de los otros. Y la edad de la razón no ha acabado con eso.

Por desgracia lo que sucede a las mujeres o a los julas musulmanes se denuncia con tibieza. Se condenan hechos, en ocasiones, como la lapidación de una musulmana por adulterio, pero no al demoníaco sistema religioso, político, legal, social, cultural, y TOTAL que inevitablemente lleva a estos hechos, y a su perpetuación y expansión.

De lo que no tengo ninguna duda es de que si hay un homosexual que merece el yugo islámico es quien, de una u otra forma, cometa la incongruencia o la locura de defenderlo. Ay, pero es que los musulmanes y sus rudas costumbres son tan viriles.....¿no Zerolo?.
El gran falo islámico penetra a un sumiso Occidente, sodomiza a los entregados y a los entreguistas, a los claudicantes y a los apaciguadores. Y parece que los perpetradores de esta sodomía simbólica tienen a su servicio a unos quintacolumnistas que serán sus primeras víctimas, pues inconscientemente desean serlo.
Chillan histéricas, algunas maricas. Pretenden reprimirnos, ellos que en un tiempo dijeron odiar las represiones. Pero es que nosotros no tenemos un deseo oculto, en lo profundo de nuestra psique, de ser sometidos, de ser dominados, de ser maltratados, de ser esclavizados, de ser asesinados. No tenemos ese deseo de muerte. Así que, a diferencia de ellos, nada tenemos que reprimir.

10 comentarios:

Herr Hinkel dijo...

Lo has expresado mejor que yo.
Gracias por tu comentario, siempre es reconfortante ver que por muy polemico que sea dar tu punto de vista no estas solo.

Nomotheta dijo...

El mejor modo de expresarlo sería....¡otra chirigota!...dedicada a las mariposas de cortos vuelos.

A ver si entre unos cuantos liberales ponemos letra y música a la cosa.

Gracias también a ti por tu comentario.

Maestre de Campo dijo...

Lo más sorprendente es la evolución del movimiento marica internacional MMARI; que va del "tolerancia para todos" a: "prohibición de los católicos y liberales".

En fin, una verdadera lástima que Zerolo no vaya a gozar de la "tolerancia" islámica.

Smith dijo...

¿Se habrá enterado Zerolo de estas cosas?

Nomotheta dijo...

Maricas superfashion como Zerolo o Jesusito Vázquez viven entre los algodones y los colorines de su mundo gay guay. Ahí es imposible coscarse de la misa la media (y menos siendo anticlerical, que ni se asiste a la ceremonia cristiana).

Tendrían que hacer un tour por los países islámicos en una de esas carrozas que exhiben en sus festivales profanos y chabacanos del "orgullo" gay. Seguramente su orgullo se rebajaría al primer latigazo. Y el primer latigazo, os lo garantizo, no tardaría en llegar.

Pero aquí se pasean con un orgullo pretendidamente humilde que roza la prepotencia.

Maestre de Campo dijo...

Es esa perversión que arrastra a un movimiento desde la "tolerancia" al "totalitarismo", claro que, a lo mejor, nunca han pretendido más tolerancia que la imposición de los tolarismos que tanto defienden.

Nomotheta dijo...

Si, Maestre, su tolerancia es la piel de cordero del licántropo totalitario que llevan dentro.

Aunque quizá en algunos casos la solución más sencilla es la que mejor explica el fenómeno: son tontos.

Maestre de Campo dijo...

Yo no sé si tontos, o malvados, aunque bien pudieran ser ambas cosas a la vez.

Anónimo dijo...

Creo que deberías salir del armario, muchacho... Como tantos otros de tus amigos. Ya sabes lo que suele escondar la actitud histérica contra los homosexuales... como tú mismo has podido documentar tan bien respecto del comportamiento y actitudes en algunos países islámicos. Pero te falta aplicarte el cuento. A tí, y a algunos de tus amigos y contertulios... Estoy seguro de que, no sé si más felices, pero un poco más relajados estaríais.

Nomotheta dijo...

Un besito, guapo.