miércoles, junio 19, 2013

Caminando entre animales


Ni puedo ni quiero legislar, ni puedo ni quiero engañar a nadie, pero desde antes incluso de que abandonase este empeño de corte liberal - conservador algo ingenuo llamado en un principio con el pomposo nombre de El Eterno Retorno de la Libertad y, después de cercenado, con el manido nombre de Eterno Retorno (que vale para para un roto y para un descosido filosófico-existenciales), sentía un gran interés por esas otras leyes menos sujetas a la voluntad y el arbitrio humanos que hacen que todo lo humano -de los actos más abyectos a los más elevados productos de nuestra autoalabada razón- sea posible. La naturaleza humana se ha ido volviendo con el tiempo el principal objeto de mi interés. Mi naturaleza, en fin, se vuelca en sí misma, y yo, animal, siento que camino entre animales. 

Si algún visitante tuviera interés en mi peregrinaje evolutivo puede acudir a Caminando entre animales. Desconozco si se trata de la última etapa en un camino por otra parte bastante imaginario sobre un terreno virtual, o de un recodo cualquiera pero, sea una cosa u otra, la ignorancia de  lo que está por acaecer o aparecer, es parte del encanto de cualquier viaje.

martes, marzo 28, 2006

De un Nomotheta que Nunca Legisló.....

Mis queridos amigos, entro en una temporada de frenética actividad y abandono la blogosfera, con pesar. Ha sido un gran placer leer y ser leído, comentar y recibir comentarios, compartir puntos de vista y padecimientos políticos (y muchas veces risas).

Guardaré siempre un agradable recuerdo de Maestre y sus certeras y lacónicas sentencias, de mis amigos de Batiburrillo, que me tuvieron siempre en gran consideración e incluso me concedieron un espacio "invitado" en su blog, de ese sabio políticamente incorrecto que especula sobre los fundamentos biológicos del comportamiento humano, del brillantísimo pensamiento económico del gigante Rallo, del Cervecero de luxe, hombre de una benevolencia más allá de lo mercantil, y por ello amante de la libertad de mercado, del martillo de herejes Martinito, que arrea a la secta totalitaria de los seguidores de Mahoma sus poderosos golpes, y que bien quisiera martillear los clavos del ataúd de esa barbarie, de Lord Acton y su magnanimidad (que sobradamente me ha demostrado), siempre acompañada de una enorme erudición, de Kantor y su frío pensamiento matemático, tan acertado casi siempre, de ese genial blogger sin blog que es el anónimo Jinete Pálido y, en fin, de tantos otros que no menciono con los que he coincidido en esta red inmensa, universo ancho y profundo.

Ciertamente mi relación con cada uno de los mencionados ha sido desigual. Algunos han correspondido mi admiración y aprecio, otros no tanto, otros en absoluto. Pero la reciprocidad es para los amigos y para los contratos, no para las bitácoras de opinión política.

Siempre seré liberal, y creo que todo aquel que llega a serlo verdaderamente nunca deja de serlo. Lo único que lamento de este periplo es no haber tenido la oportunidad de formar parte de Red Liberal. Lo intenté pero no hubo suerte. Me quedo con esta elogiosa anotación de Daniel Rodríguez Herrera, hecha cuando este lugar aún tenía el largo nombre de Eterno Retorno de la Libertad.

Adiós.

Y que Dios, si es que tiene a bien existir, os bendiga a todos.

Amén.

viernes, marzo 24, 2006

En Una Galaxia Muy Lejana.....

George Lucas cree que EEUU es un país provinciano que invadió el mundo vía Hollywood.

No sé si debiera ser un español el que le corrigiese. ¿Podría estar más equivocado respecto a su país, la industria en la que ha desarrollado su creatividad y su trabajo, y, en definitivas cuentas, sobre sí mismo?. Quizá se sienta culpable por existir, y no le culparemos por ello, es asunto suyo. Pero quienes aún tenemos la suficiente lucidez para apreciar el valor de su nación no podemos aceptar su culpa, ni su no por necio menos extendido punto de vista.

¿Qué país en el mundo -pregunto- tiene mayor diversidad étnica y religiosa y desde hace más tiempo que EEUU, denominado con toda justicia por Paul Johnson como "crisol de razas"?. El microcosmos estadounidense es la antítesis de una provincia. Nada podría haber menos provinciano, me atrevería a decir. Lo provinciano es homogéneo, o tiende a ello. La heterogeneidad dinámica y plural de la sociedad estadounidense no puede encontrarse en parte alguna fuera de allí. La mezcla resulta explosiva o cuando menos difícil en Europa. El multiculturalismo inglés o la asimilación estato-laica francesa fracasan estrepitosamente. Claro que, se me dirá, esto se debe a los musulmanes, que aquí, por proximidad, abundan. Una cuña homogénea que Europa ha acogido con los brazos abiertos. Una provincia interior difusa, fragmento terrible de la Umma.

Lo que está claro es que EEUU tiene poco de provinciano. La expansión en el mundo de este país, atribuida por el director de cine a su Meca, quizá tenga más que ver con las dos guerras mundiales y la posterior guerra fría que con la industria cinematográfica. Y, desde luego, la televisión exportada por EEUU no "desestabiliza a buena parte del planeta", como afirma Lucas. Más desestabilizará Al Yazira, digo yo.

Lucas pide a los jóvenes norteamericanos que estudien en otros países, porque "Hay un gran mundo afuera". Consejo parejo habría que dar a esa mayoría del mundo que padece fobia a EEUU, a todos los infectados por la funesta pandemia del antiamericanismo: amigos, aprendan que es EEUU, conozcan su sociedad, sus instituciones, sus costumbres, quítense el velo de delante de los ojos para observar en profundidad y con detenimiento al gigante americano. "Hay todo un universo en EEUU por conocer".

Aunque quizá convenga a los jóvenes americanos salir un poco afuera y conocer la excelencias de la miseria africana, la violencia musulmana en oriente próximo, el estado anquilosado y la decadencia europea, la demagogia y la corrupción socialistas en América del sur, el Estado Omnipotente en China, las mafias rusas, instaladas en el Kremlin, o alguna de las maravillosas guerras que hay por ahí. Si sobreviven a su viaje (ya se sabe que su nacionalidad es un arma de doble filo) podrán volver a su home, sweet home, a contarlo, y tendrán una experiencia deliciosa para sus hijos, y una moraleja peculiar que contarse a si mismos cada día el resto de su vida: "¡Que afortunado soy de haber nacido en (y ser ciudadano de) EEUU!".

George está muy lejos, en una galaxia muy muy lejana......pero debería bajar a la tierra, donde las guerras no son ficciones espaciales, sino muy reales, y donde se está desarrollando, en estos momentos, una vez más, la lucha entre el bien y el mal que Mani percibió y que él situó entre las estrellas; la guerra a veces abierta y a veces oculta, pero siempre presente, entre los totalitarismos y la libertad.

miércoles, marzo 22, 2006

¿Por Qué Luchamos?

El viejo Ike se despidió de sus compatriotas en un discurso televisado. Abandonaba la presidencia después de dos mandatos, y podía hacerlo con la cabeza bien alta.

Fue una de las figuras fundamentales de la 2ª Guerra Mundial y de los comienzos de la Guerra Fría, un militar brillante y un gran estadista. Paul Johnson, en su Historia de EEUU, asegura que ocultaba una meridiana claridad de ideas tras la aparente confusión de su lenguaje, repleto de jerga militar. Parece que a Eisenhower se le podría calificar, con justicia, de maestro del engaño y del disimulo, muy al estilo de ese otro hombre de armas y Estado que fue Julio César.

Tras la Guerra Mundial EEUU tuvo que asumir el liderazgo del mundo libre. No tuvo otra opción frente a la amenaza comunista. Y esto obligó a aumentar los gastos militares.

Eisenhower advertía, al despedirse, de la importancia que había adquirido el complejo industrial-militar. Y partiendo de esta advertencia comienza el documental "¿Por qué luchamos?" emitido el sábado noche en la Noche Temática de la 2, en el tercer aniversario de la invasión de Irak.

La advertencia de Eisenhower debiera ponerse al lado de esta otra frase suya sobre los militares: "No tienen mucha idea de cómo combatir la inflación. Este país podría ahogarse a sí mismo si se acumulan gastos militares de la misma manera en que podría derrotarse a sí mismo si no gasta lo suficiente para protegerse". Ahogarse era ahogar la economía, y protegerse era además proteger la libertad en el mundo, sin la cual, tarde o temprano, la propia libertad americana sería asesinada.

Pero los autores del documental se apoyan en la preocupación de Eisenhower por lo excesivo de los gastos para el futuro de la nación, dada a entender en el discurso de fin de mandato, sin comprender la preocupación económica de fondo, que apuntaba también, sutilmente, a la pareja preocupación por la protección.

Para Eisenhower era un principio fundamental, como señala Johnson, "que la seguridad de la libertad en todo el mundo dependía fundamentalmente de la salud y vigor de la economía norteamericana".

Así pues, una vez más, y como colofón a su mandato, Eisenhower hablaba de tal forma que algunos no entendían nada, o, mejor dicho, entendían lo contrario exactamente de lo que quería decir.

Los gastos militares son necesarios, pero sin sacrificar la economía que, en el fondo, los hace posibles y a la cual estos deben servir.

La tesis central del reportaje no se sostiene: es una versión sofisticada de la teoría absurda de que la oferta es la que crea la demanda. A través de todo el documental se trata de responder a la pregunta que le da título con la idea de que el complejo industrial-militar se inventa guerras para sacar al mercado (ese monopsonio del Sector Público) sus productos.

Desde luego si hay un lugar donde el cumplimiento de la teoría sobre la oferta creadora de demandas puede cumplirse, ese es el Sector Público. Pero los gastos militares son los que más justificación precisan. La fiscalización de la opinión pública con las guerras es infinitamente mayor que con otros asuntos. Y, como una vez dijo otro eminente republicano, Abraham Lincoln: "se puede engañar a todo el pueblo durante un tiempo, y a parte del pueblo todo el tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo".

El complejo industrial militar sencillamente no puede inventarse los conflictos. Están ahí. Y la caída de las Torres Gemelas no hizo más que ponerlo de manifiesto. Claro que siempre habrá quien crea que el 11-S fue organizado en el Pentágono o en el Despacho Oval.

Hay conflictos reales en el mundo, y hay grandes peligros que deben ser eliminados. El apaciguamiento y el dejar estar las cosas pueden valer con interlocutores razonables, nunca con totalitarios. Eso es algo que no comprendió Carter, firmante de los Acuerdos de Helsinki, y si comprendió perfectamente Reagan, que dio el visto bueno al aumento de gastos militares en los 80, apoyado en la superioridad económica estadounidense, para hundir a la URSS.

¿O es que acaso ha dejado de haber peligros tras la caída del muro?.....el 11-S pone de manifiesto que no. Una vez entrados en la era nuclear no podemos relajarnos. Somos afortunados de que el complejo industrial militar Estadounidense funcione a pleno rendimiento. Sin él, ¿quién nos protegería?....¿a qué amo cruel obedeceríamos?.

La respuesta a la pregunta ¿por qué luchamos?, o más bien ¿por qué luchan los estadounidenses? es pues clara: para defender la libertad y la democracia en el mundo. Algún cínico dirá que la respuesta es otra: proteger los intereses estadounidenses. Pero yo le daré la razón, pues satisfacer los intereses estadounidenses pasa por que haya libertad y democracia en el mundo.

Tregua de ETA

¿Sorprendidos?.....¡¡en absoluto!!.

Todo sucede de acuerdo con el Plan.

martes, marzo 21, 2006

El "Orden Espontáneo" del Botellón

No es edificante. No es una manifestación de madura responsabilidad ni de altos ideales. Es tan solo una reunión de amigos para beber, un simposio (“beber juntos”, en griego), un encuentro informal, un acto social. Masas humanas indiferenciadas lo perpetran, jóvenes que ya no hacen la mili, jóvenes que no reciben excelente formación académica ni buenos valores cívicos.

"Hay de todo" se me dirá, el único denominador común es la bebida. Mal denominador común, pero muy común. Y mejor en común que en solitario, según los estudiosos del fenómeno del alcoholismo.

¿De qué es reflejo que la juventud se tire a la calle a beber?. A Sócrates, gran bebedor de simposios en los que se aguaba el vino para prolongar la velada, se le acusó, en el juicio vengativo que le llevó a su gloriosa muerte, de corromper a la juventud. Su duda interrogadora perturbó la paz de las certidumbres sobre las que se construía la sociedad ateniense. ¿Hasta dónde pueden ponerse en duda nuestras certidumbres sin atentar contra el futuro?: esa pregunta no se ha respondido aún. El equilibrio entre duda y certidumbre acompañará al hombre en su devenir espiritual por los siglos de los siglos, amén. La certidumbre es precisa para mantener lo logrado, la duda para crear lo nuevo. Pero en el término medio reside la virtud, puesto que lo nuevo no puede lograrse destruyendo lo antiguo.

Esas almas ebrias de bebidas espirituosas son los hijos del ayer y los padres del mañana, y, sobre todo, son la juventud de hoy. Pero no nos alarmemos prematuramente. El alcohol ha acompañado a la humanidad prácticamente desde sus orígenes. Yo bebo, tú bebes, él bebe. La juventud no bebe con moderación, pero es que la juventud... ¡no hace nada con moderación!. Si hay un problema está en otra parte, muy por debajo de la superficie de frivolidad alcohólica, detrás de los disfraces y las poses de la fiesta bacanal. El problema no es que se beba, ni dónde o cómo se beba; No al menos el problema de la juventud. Los vecinos del barrio son otra cosa, si se monta el tinglado improvisado entre casas.

La ley seca, tome la forma que tome, no arreglará nada, y quizá empeore las cosas. Las restricciones crean los mercados negros, las economías sumergidas, el perverso arte de la delincuencia. Lo que no se hace a la luz del día se hace de noche. Lo que no puede ser transparente se vuelve opaco. Lo que podría abundar se hace escaso, y caro. ¡Y para colmo lo prohibido tiene un poderoso atractivo para esos compulsivos buscadores de prestigio social que son los jóvenes!.

El botellón surgió como reacción a los altos precios y la baja calidad de las bebidas en los tugurios de la marcha; una reacción espontánea, natural, muy humana. Los consumidores de fiesta se la montaron por su cuenta, no quisieron que se la aguaran con altos precios, ni que se les aguara (o adulterara) la bebida. Las resacas del garrafón son peores, entre otras cosas.

¿Dónde beber hasta alcanzar el puntillo, ese "punto" del que, por no estar en ninguna parte, uno siempre se pasa?. En casa no, que están mis padres. Quizá mañana, pero ¿quién ordenará el caos resultante (y borrará los rastros) de nuestra frenética actividad viciosa?. En cuanto a lo de tener casa propia....estará usted de broma, supongo.

¿Trabajar y estudiar a la vez?....le explico cual es el sistema español: estudiamos y disfrutamos del ocio. A veces incluso no estudiamos, y nos solazamos en el ocio. Se alcanza la treintena en el hogar paterno. No es que la cosa sea motivo de orgullo precisamente, pero esa es exactamente la atrofia social a la que hemos llegado. Los sociólogos dicen que no se da una adecuada "socialización", cómo si hubiera de existir un agente u agentes socializadores, un conjunto de individuos que formasen la "mayoría de edad" responsable que introdujese a los jóvenes en los usos e instituciones de la sociedad adulta. Pero es esa clase de "agentes", paradójicamente, los que han provocado y siguen provocando esta situación, muy susceptible de empeorar, muy susceptible de degenerar en más medievo tecnologizado, si cabe, de seres tribales con tatuajes y adornos manejando alta tecnología de la información como felices e inconscientes usuarios.

Se logra, con tanta guía y tanto control, el indeseado efecto contrario de la irresponsabilidad. Porque al igual que a un bebé no hay que enseñarle a hablar ni a andar, puesto que quema sus etapas según un plan inserto en sus genes, a los jóvenes no hay que enseñarles a ser adultos responsables, todo lo más se les puede impedir con cuidados superfluos y debilitantes.

El pretender guiar sus pasos por sendas trilladas (y quizá erradas) impide que hagan camino al andar. Debe existir un marco, desde luego. Pero nada más que el marco, puesto que el cuadro lo pintan ellos. ¿Pero qué estoy diciendo?: hablo en el fondo, sin percatarme, de la antítesis entre socialismo y libertad, entre aparato estatal presuntamente social y sociedad desnuda, sin camisas de fuerza.

Como decía, el problema está en otra parte. Soy lo suficientemente joven para haber participado en botellones y sé de qué hablo. No voy a decir que estuve entre los pioneros, pero conocí a algunos de estos. Los conocí en el Sur, en Sevilla. El fenómeno empezó, creo, en algún lugar de Andalucía, y no podía ser de otra forma, puesto que Andalucía es feudo del socialismo "benefactor" (o perjudicador, según se mire) desde hace mucho tiempo, quizá desde siempre.

Luego, como toda idea que supone ahorrar dinero y disfrutar de más, se extendió por el mapa y las conciencias.

En la actualidad, todos los amigos que participaron conmigo en los botellones disfrutan de buena salud y son profesionales que realizan satisfactoriamente (y en algunos casos brillantemente) su trabajo. No quiero decir con ello que el consumo de alcohol en los botellones nos hiciera mejores personas, desde luego, pero apenas hizo (o no hizo) mella en nuestras facultades y en nuestro proceso de inserción como individuos responsables en el mundo real.

Pero la formación que recibimos todavía no era tan mala como la actual. El sistema educativo aún premiaba un poquito la excelencia y castigaba la vagancia o la inutilidad. Y la generación de los que fueron padres haciéndonos a nosotros hijos nos trasmitió unos valores cívicos muy buenos, que solamente en parte se han filtrado o se filtrarán a nuestros descendientes, en un ambiente enrarecido por los medios izquierdosos, los políticos demagogos y el relativismo total.
Los que beben en la calle no son héroes ni mártires de nada, o no lo son por beber en las calles. Y no tienen "derecho inalienable" a disfrutar de la opulencia artificial de una juventud ociosa pagada por otros. Pero como consumidores y como ciudadanos si tienen derecho a elegir qué hacer con su tiempo, que actividades lúdicas realizar, en qué gastar su dinero, y dónde y con quién reunirse (siempre y cuando no agredan a nadie). Luego, eso sí, que cada cual apechugue con las consecuencias de sus actos y sus pasividades en una sociedad libre, que les consiente pero no les da más que lo que sepan ganarse con su esfuerzo o su habilidad.
Quizá no sea correcto hablar del "orden espontáneo" del botellón, pues el fenómeno parece más bien una superestructura comportamental construída sobre los frágiles cimientos de un bienestar aparente, y por ello algo efímero e irresponsable. Pero en este fenómeno se puede apreciar cómo la gente, cuando no media poder coactivo, se organiza espontáneamente para lograr mejorar su situación, aunque sea en algo tan prosaico y tan poco virtuoso como es consumir bebidas alcohólicas a menor precio.

martes, marzo 14, 2006

Contra Todos



Los Budas de Bamiyán, las Torres Gemelas. Marzo y Septiembre de 2001. Dos símbolos, de la quietud y de la inquietud, de la espiritualidad y del materialismo, del arte y del negocio, de lo ancestral y de lo moderno. Dos pares. Dos gigantes. Dos culturas. Dos enemigos del totalitarismo islámico, el de los Talibanes y Ben Laden, el de la Yihad afgana que destruye dentro y fuera de las fronteras de Afganistán.

El Budismo es el plácido lago de San Manuel Bueno Mártir, el Capitalismo el impetuoso río de Heráclito. Ambos insufribles para un histerismo que cree ser el camino a la paz definitiva. Ambos agua, estancada o en movimiento, que podría apagar el fuego que consume por dentro a los fanáticos.
Los Budas permanecían en una quietud imperturbable. Las torres gemelas estaban llenas de inquieta vida en movimiento. Con los primeros avisaron con anticipación, con las segundas atacaron por sorpresa. En cada caso el mejor modo de hacer daño.

Los Talibanes tenían fiebre ludita con los televisores o las radios, pero no con las metralletas ni con los tanques. No querían que nadie grabase la caída de los Budas. En cambio Ben Laden quiso que todo el mundo asistiese en directo al colapso de las Torres.

Un periodista de Al Yazira grabó la explosión que destruyó las enormes figuras. Decía que lo hizo arriesgando su vida, dado el odio Talibán a las cámaras. Sin embargo poco tiempo después Al Qaida sacaba un calendario con fotos de las explosiones y los consiguientes derrumbes. La esquizofrenia islamista yihadista se mostraba en todo su esplendor. Se trataba de otra maniobra de publicidad, y parte de ella consistía en decir que no se quería publicitar por principios espirituales. El periodista de Al Yazira lamentaba el ataque contra las magnas reliquias, pero a un tiempo se regocijaba de poder grabarlo. Afirmaba que los Talibanes habían sido presionados internacionalmente, y que de esa forma se hacían oir. Al mundo no le importaba lo que pasaba en Afganistán, solamente se preocupaban por unas vetustas estatuas. Claro que los Talibanes no eran muchachos cándidos y bondadosos precisamente, y la pobreza y atraso de su pueblo no cabía atribuirlo a una indiferencia mundial, ni cósmica.

Ahora hay un arqueólogo de por allí buscando un tercer buda, de mucho mayor tamaño, que por lo visto está enterrado en el Valle. Decía este arqueólogo que durante muchos años se había estado expoliando el patrimonio cultural de Afganistán, claramente aludiendo al colonialismo y a Occidente. Al final, entre sollozos, soltaba: "por mucho que lloremos nadie nos devolverá a los Budas". ¡Vaya, amigo!....tras tanto expolio y al final los que destruyen el patrimonio artístico de Afganistán son los autóctonos.

Afganistán fue el lugar en el que los dos grandes totalitarismos se pasaron el testigo. Los soviéticos hicieron allí su última tentativa imperialista. Los musulmanes crearon la yihad, que luego sería global, y Ben Laden elaboró la base de datos que luego sería Al Qaida (Base de datos en árabe).

Con el cambio de siglo y milenio en nuestro calendario comenzó la ofensiva definitiva del Islam contra Occidente.

Ahora amenazan nuevamente a EEUU y al mundo. Pues si la montaña no va a Mahoma parece ser que Mahoma si irá a la montaña.....a destruirla. No sabe hacer otra cosa.

lunes, marzo 13, 2006

Acertijo Facilito

Pregunta: ¿Hacia qué nuevo orden nos lleva inexorablemente la acción de Gobierno del PSOE de Zapatero?.

Respuesta: Hacia una................

miércoles, marzo 08, 2006

Metafísica Existencial



"Para el Universo, nada; para mí, todo", decía Obermann. Nuestra tragedia individual es intransferible. La conciencia del Yo es un epifenómeno del afán de supervivencia. ¿Qué somos?: vida. ¿De dónde venimos?: de la vida. ¿A dónde vamos?: a la muerte.

Al lector avisado no se le escapará que he preguntado Qué y no Quienes somos. La identidad es una construcción social, y detrás de sus velos está el Qué, desnudo. Porque la identidad es una construcción social emanada de nuestra naturaleza. Intentemos dar una respuesta al quién somos: solo podremos identificarnos a través de referencias sociales. Soy fulanito de tal, residente en X, partidario de H, amigo de G, pareja de D.....aparte de todo eso somos vida, vida que quiere vivir.
Mirémonos desde la óptica de la materia y de la biología: la Historia muestra el devenir de nuestra especie, desde Herodoto, tomando el relevo, humano, verbal y cultural de la evolución biológica. La propia idea de evolución, la propia idea de Historia, son excelsos productos linguisticos y sociales. ¿Qué se corresponden con algo real en si mismo?, bueno. Pero solo se perciben tras un aprendizaje, no a través de intuiciones inmediatas. ¿Somos gotas en el profundo océano de la existencia, granos de arena en el inmenso desierto de una materia desprovista de principio rector, nada emancipada?.

Paradójicamente ninguna de las ideas expuestas excluye a Dios, pues Dios es lo inescrutable.
Dicen que Darwin, al principio, era deísta, es decir, que creía que Dios había echado a rodar el Universo desentendiéndose de él. En el otro extremo estarían quienes creen que Dios está metido en todo. Yo veo ambas cosas posibles y reales, como lo son la onda y la partícula.

Si nos vamos a los orígenes topamos con el Big Bang. Según Hawking con él empezó el tiempo. Imposible de imaginar el antes con nuestra mente, que piensa en términos espacio-temporales.
El reloj de Newton, el paso de tiempo previo a la relatividad de Einstein, independiente de la materia, estaría suspendido en el vacío absoluto.
Interpretando a Parménides me digo: donde hay "algo" no puede haber "nada", y es imposible que "algo" y "nada" coexistan. Lo que "es" siempre ha sido. Lo anterior al tiempo y al espacio pudiera no ser, pero ¿de dónde surge la chispa, que es algo, que encendió el Universo?. Si la hubo es porque siempre existió algo. Hay energía intemporal. ¿Hay- Dios?.

Algunos teólogos ven, por ello, en esa chispa minúscula que se expandió en forma de Cosmos, a Dios. Un Dios panteísta que lo es todo, y un Dios demiúrgico que, asimismo, es solamente lo que puso a rodar el tiempo. Muchos físicos se asombran ante este Universo que parece haber evolucionado para contemplarse a si mismo a través de nuestra conciencia. ¿Es el Universo la "Conciencia Universal" en desarrollo?. ¿Es todo esto un gran parto, del que surgirá la verdadera vida?.

¿Quizá ocurrió todo ya, y la verdadera realidad ya existe?. ¿Hemos caído de ella como el carro de Platón?. ¿Hemos caído en el tiempo, como dijera Cioran?. ¿Vivimos un eterno retorno necesario?.

lunes, marzo 06, 2006

Economía Islámica

En el mundo islámico se dan, de forma general pero en distinto grado según los países, una serie de fenómenos socioeconómicos que hacen difícil, cuando no imposible, el desarrollo.
No es preciso ser un profundo conocedor de estas sociedades ni de teoría económica para percibir en qué consisten exactamente y que consecuencias globales tienen.

Señalaré 5 causas del estancamiento económico en el Islam, si bien soy consciente de que hay muchas más, y de la íntima interrelación existente entre todas ellas, que hace muchas veces enormemente problemático el desbrozado de estas y sus respectivos efectos.

1) En el Islam está prohibida la usura, esto es: los tipos de interés fijos. De esta forma se niega el cambio de valor del dinero en el tiempo. Una unidad monetaria hoy vale siempre más que mañana. Por ello se retribuye a quien nos la anticipa, esto es, a quien nos presta, que sacrifica su consumo presente para que nosotros aumentemos el nuestro. Creo que no es preciso profundizar en las repercusiones que la negación de la usura o interés tiene en la marcha económica de un país.

2) Uno de los cuatro pilares del Islam, la limosna, es, como buen pilar, una obligación para todo buen musulmán. Los menesterosos de la tierra reciben su propina con independencia de que hagan o no hagan nada por los demás, de que creen o destruyan capital. La redistribución forzosa a través de este impuesto consuetudinario contribuye a crear una clase ociosa que vive, como muchos romanos del Imperio, del pan y del circo.

3) Otra clase ociosa, que no aporta valor añadido a la sociedad, y constituye un pesado lastre (quien no aporta es lastre, no hay posibilidad de estar en un limbo inocuo, puesto que somos, por naturaleza, consumidores) son los expertos de la doctrina, tanto en derecho islámico como en finanzas islámicas como en la exégesis del Corán de corte más "espiritual". En el Islam no son un grupo reducido precisamente. Son, en última instancia, un hipertrofiado aparato burocrático al servicio de la religión cuya utilidad se mide en función de lo que logren adecuar al Corán o a los hadith la vida comunitaria en todas sus facetas. A diferencia de una burocracia estatal no orientan sus acciones a la consecución de objetivos sociales o económicos de bienestar. Solamente coartan la libertad de quienes tienen esos objetivos, con lo que su parasitismo es infinitamente mayor que el de los simples funcionarios, que ya es notorio.

4) El papel de la mujer es secundario entre los musulmanes, cuando no esclavo. Normalmente la sociedad creada exclusivamente por hombres es más política y guerrera, mientras que la que contribuyen a crear las mujeres es más transaccional, tanto directamente como a través del efecto modulador y moderador que las mujeres ejercen sobre los hombres. Pero con la Sharia la mujer no puede replicar su dueño. Sus prioridades no tienen peso apenas dentro de la sociedad.
Por naturaleza la mujer está más interesada en construir a largo plazo que el hombre. Las necesidades y prioridades son distintas para quien cuida amorosamente la prole, que es futuro, que para quien vive más centrado en su propia satisfacción, en el presente. Por término medio las mujeres piensan más en mejorar su situación y la de los suyos que los hombres. Esto puede apreciarse muy nítidamente en los famosos microcréditos, fundamentalmente ofrecidos a las mujeres pobres. Ellas son más responsables y tienen mayor interés en salir adelante....por sus hijos. Cuando la fuerza social que representan las mujeres es amordazada y pisoteada la sociedad entra en la barbarie.

5) La Economía del petróleo ha dado lugar a otra forma de parasitismo, esta global. Los países islámicos de los que nace el maná negro no necesitan crear riqueza mientras Occidente transfiera la misma a cambio de petróleo. Los Sauditas han aprovechado la enorme fortuna que les ha caído del cielo (vía pozos en la tierra) para crear una red de adoctrinamiento en el integrismo por todo el mundo islámico. Pero lo más importante es que esta red se ha podido mantener sin apenas esfuerzos, dado que la riqueza que le servía de cimiento apenas era creada.
Por ello han salido adelante, a trancas y barrancas, las clases ociosas del punto 2 y 3, de los cuales los clérigos y sabios del Islam han podido vivir dedicados por completo a bagatelas religioso-ideológicas.

A riesgo de haber hecho un inventario pírrico, y lleno de lagunas, o un análisis superficial en algún punto, confío en que quien pase por aquí tenga a bien añadir o corregir algo.

jueves, marzo 02, 2006

Las SS de la Sodomía Simbólica

La hipocresía suele acompañar a todos los excesivos rigorismos morales. En el Islam, que se condena severamente la práctica homosexual, está esta muy extendida en forma de una bisexualidad supuestamente muy masculina: un musulmán puede, hasta cierto punto, presumir de haber "dado" a otro, pero ninguno reconocerá haber "recibido". Claro es sin embargo que allá donde uno da siempre hay otro que recibe. Y quien "recibe" puede recibir, de paso, una buena cantidad de latigazos como castigo corporal por haber pecado contra la naturaleza, de acuerdo con la Sharia. Esto sucede a diario en Arabia Saudita. Cuando el Comité contra las Tortura de las Naciones Unidas lo denunció los Sauditas apelaron a la tradición.

Los talibanes aplastaron con palas escavadoras o hicieron pasar tanques por encima de los hombres acusados de prácticas contranatura. Mohamed Omar gustaba de esos sangrientos espectáculos públicos, cual César en el Anfiteatro, pero sin Roma detrás.

En Bangladesh, Pakistan o Malasia se condena la homosexualidad con entre 10 y 20 añitos entre rejas. Libia tiene a sus "lilas" de 3 a 5 años.

En Egipto, no habiendo ninguna ley específica contra la homosexualidad, se procesó a una cincuentena de personas que frecuentaban un barco restaurante gay por delinquir contra la religión y la moral.

Y que decir de los chiítas persas y su teocracia iraní. Colgaron no hace mucho a un par de maricas adolescentes. Pinchar aquí.

Aunque este catálogo es solamente una ínfima muestra de cómo se las gastas en los países islámicos con los homosexuales.

En este contexto, Zerolo manifiesta su indignación contra una chirigota. El humor, sea en forma dibujada o cantada, es censurado en nombre de un respeto mal entendido. No hay que respetar a quien no respeta.

Para colmo un homosexual, que debiera estar a la cabeza de las manifestaciones de condena contra el islamismo, se dedica a defenderlo, y sin que nadie se lo pida. Las feminazis anteponen su nazismo a su feminismo, cuando defienden a (o callan sobre) el islam. Los miembros de la maricomintern, o internacional gay, anteponen su homosexualidad pasiva a su internacionalismo. Su masoquismo sumiso les hace soñar con "recibir"....decenas de latigazos. Entre los primates es muy común que los machos más fuertes den por detrás a los más débiles, como señal de poder de unos y de sumisión de los otros. Y la edad de la razón no ha acabado con eso.

Por desgracia lo que sucede a las mujeres o a los julas musulmanes se denuncia con tibieza. Se condenan hechos, en ocasiones, como la lapidación de una musulmana por adulterio, pero no al demoníaco sistema religioso, político, legal, social, cultural, y TOTAL que inevitablemente lleva a estos hechos, y a su perpetuación y expansión.

De lo que no tengo ninguna duda es de que si hay un homosexual que merece el yugo islámico es quien, de una u otra forma, cometa la incongruencia o la locura de defenderlo. Ay, pero es que los musulmanes y sus rudas costumbres son tan viriles.....¿no Zerolo?.
El gran falo islámico penetra a un sumiso Occidente, sodomiza a los entregados y a los entreguistas, a los claudicantes y a los apaciguadores. Y parece que los perpetradores de esta sodomía simbólica tienen a su servicio a unos quintacolumnistas que serán sus primeras víctimas, pues inconscientemente desean serlo.
Chillan histéricas, algunas maricas. Pretenden reprimirnos, ellos que en un tiempo dijeron odiar las represiones. Pero es que nosotros no tenemos un deseo oculto, en lo profundo de nuestra psique, de ser sometidos, de ser dominados, de ser maltratados, de ser esclavizados, de ser asesinados. No tenemos ese deseo de muerte. Así que, a diferencia de ellos, nada tenemos que reprimir.

viernes, febrero 24, 2006

Imágenes para el Recuerdo



"De no ser porque la televisión lo grabó, es posible que ahora no se supiera que hubo un golpe de Estado el 23-F. Hay en la derecha personas interesadas en ocultar lo acaecido aquel día": para Santiago Carrillo la cosa es así de clara. Pero la televisión también guardó para el recuerdo la decisiva intervención del Rey, que abortó el golpe y, pese a ello, el Parlamento español, por unanimidad, ha aprobado una declaración en la que el papel del Rey se minimiza, por no decir que se niega.

Lo sorprendente es que el PP se haya prestado a esa repugnante tergiversación jacobina de la historia en pleno centro de la soberanía popular.

Pero dejemos al PP y sus maricomplejines y volvamos la vista nuevamente hacia los que les dan de tortas y ríen en la cara de todos los españoles. Carrillo sabe la importancia que tiene el que no haya cámaras en el momento decisivo para que a posteriori se pueda negar la historia. No las hubo en Paracuellos. Millares de testigos grabaron en su retina la película de su propia muerte, y la de otros. Pero, por razones obvias, no se conservan esas imágenes. Unos pocos quizá podrían contar lo que ocurrió, y cómo ocurrió, y quien lo dirigió, por eso de ser los ejecutores y no los ejecutados, pero tendrían que cargar con la infamia eterna de haber participado en la matanza. ¿Y quién iba a creer a los pocos que escaparon?.

Si, Carrillo, si. Ahora no disponemos de ningún documento incontrovertible al estilo del de las imágenes y el sonido televisivos de un Tejero entrando a gritos en el Congreso de los Diputados. Pero ¿quién iba a tener interés en sepultar en el olvido aquel golpe?. Fracasó y fue incruento. Recordarlo no perjudica a nadie. Sin embargo lo tuyo.....ojalá su recuerdo hubiera quedado sepultado con los cuerpos de las víctimas y nadie los hubiese desenterrado jamás, ¿verdad, Santiago?.

Esto probablemente hubiera sucedido de haber ganado la guerra tu bando.

miércoles, febrero 22, 2006

Cruzada contra la Cruz

En España hay Vampiros. Si, amigos, han de proveerse de inmediato en las tiendas del barrio de una estaca de madera afilada y de una ristra de ajos, pasar por la Iglesia para obtener un frasquito con agua bendita, poner un espejo delante de los extraños para ver si tienen reflejo, y no salir de noche. Y no olviden la CRUZ, ese símbolo que tanto espanta a esos chupasangres necesitados de la nocturnidad.

Se ha localizado un primer foco en Valladolid, aunque se cree que no será el último. Parece ser que los Vampiros en cuestión salieron a la luz pública (que no a la del sol, con la cual se hubieran desintegrado irremisiblemente) con motivo de unos pequeños y (aparentemente) inofensivos crucifijos colgados de las paredes de un colegio público de esta región. Debido a su delicada naturaleza, no podían, estos Vampiros, soportar la presencia de esa forma, debido no a la materia de la que está hecha, sino al espíritu que la alienta. Una divinidad que ellos rechazan desde el fondo del abismo de su vacío les miraba penetrante a través de ese cruce de rectas, de esa simetría inmaculada. Sus hijos, al igual que ellos, no podían contemplar el único espejo en el que podían ver reflejada su esencia. Su antítesis les mostraba por contraste lo insondable de su miseria.

¡Tampoco es para tanto! me diréis, un tanto inquietos. Se trata solamente de unos Fundamentalistas Laicos. No se ha constatado que chupen la sangre de nadie. Pero ay, queridos corderos, estos "lobos" no nos devoran de un solo mordisco, ni en un solo banquete. ¡Por eso han sido identificados como Vampiros y no como Hombres Lobo!. Chupan la sangre poco a poco, día a día, y nos dejan con vida para que sigamos alimentándoles. ¿Que de qué estoy hablando?: del parasitismo paraestatal. Pues los mismos que se indignan rabiosamente ante las humildes cruces no tienen reparo en vivir a costa de los demás ciudadanos a través del monstruoso aparato del Estado. ¿Creéis que vuestros impuestos no financian sus organizaciones supuestamente cívicas?.

Ahí están, rabiosos, enfurecidos, obsesionados, histéricos, bramando contra unas cruces de madera en nombre de una laicidad Robespierreana. Primero se rompen crucifijos, después se queman iglesias, al final se cortan cabezas o se tortura en checas. La masonería y el guerracivilismo posmodernos no descansan. Bajo la bandera de la laicidad se esconde la miseria del anticlericalismo, y esta oculta, más atrás, la aún más profunda miseria del relativismo autodestructivo.

Se dice que el mismo Conde Drácula aún está entre nosotros, que habita en su Castillo-Palacio, al que ahora llaman Moncloa. Desde él prepara la ofensiva final contra la patria, el Estado de Derecho, la libertad, la misma democracia en nombre de la cual dice hablar, y, por supuesto los valores. No, no digo la Religión. ZP ataca a los valores. El ataque al cristianismo se enmarca perfectamente en ese ataque global contra los valores. ¿O acaso ataca al Islam?...¡¡Por Dios, pero si está de rodillas!!....y no ante el Dios de los cristianos, sino orientando su genuflexo cuerpo a la Meca. No, definitivamente no ataca la Religión.

Él, Rey de la nocturnidad, Rey de la noche, Maestro del lado oscuro, Mal en su estado puro, opera en la negritud poscrepuscular de sus conciliábulos siniestros, diseñando un futuro a su medida, un Reinado de mil años, una noche de los tiempos suspendida en el tiempo, un apocalipsis perpetuo, el mismo infierno.

Este monstruoso Akenatón o Heliogábalo del laicismo totalitario solo considera digna de su poder la más magnífica de las cruces, la del Escorial, que desea convertir en Museo Republicano. Las demás se las deja a sus hordas furiosas.

Estas trabajan subterráneamente, en esta labor de destrucción de cimientos, ahora, pidiendo a gritos que se quite de su vista la imagen de los pequeños crucifijos, que hiere su vista. Supongo que nada les herirán los velos, pues ocultan y esclavizan.

Así que nada, a la gente de bien, creyente o no, no le dejan otra opción que luchar, y vencer, como una vez dijera un brillante forero de Terra, bajo el signo de la cruz.

martes, febrero 21, 2006

Opinando Libremente

El columnista de ABC Antonio Burgos no parece simpatizar mucho con la actual efervescencia virtual de blogs. La aparente anarquía que reina en la red (si es que se puede hablar de reinado de la anarquía) le resulta desagradable. Y no es el único que padece esta fobia. Muchos otros periodistas y opinantes que por ello cobran encuentran sumamente molesta la opinión y el periodismo aficionados y el desafío que suponen a las elites de la información de las que ellos forman parte.

Desde luego no podemos pretender que un chichinabo de tres al cuarto pueda disputar nada a estos experimentados y sabios transmisores de ideas y hechos, desde un website improvisado. ¡Faltaría más!. Pero la cosa no va por ahí.

Se magnifica la amenaza para legitimar la censura. Siempre sucede de esta forma.

Leamos el artículo del Sr Burgos sobre los
Bandoleros de Blog y Foro, pues no tiene desperdicio:

Si usted no tiene su propio blog, ni es moderno, ni está en la onda, ni nada de nada.
A ver, parece que al fondo un señor levanta la mano:-Pues yo soy todo eso, porque tengo un bloc magnífico, clásico, que compré en Muñagorri.
Ese bloc suyo no vale un pimiento. Acaba en ce: bloc. El hiperguay, el megamogollón, termina en ge: blog. Todo el mundo tiene su blog. Si no tienes tu blog, no eres nadie.
¿Qué significa blog? Bitácora, creo. Se cuelga en internet. Un blog es lo menos que se despacha en web. Un señor lo coloca para poner lo que se le ocurre, y para que, a su vez, los que lo lean añadan sus comentarios a calzón quitado.
-Vamos, como las paredes de los retretes antiguos de la estación de Utrera, pero en internet...Más o menos. Pero las pintarraqueadas paredes de los excusados de la estación de Utrera eran un manual de respeto y cortesía al lado de los blogs. Según contó Salvador de Quinta, en aquellas ferroviarias letrinas alguien puso: «En este mismo rincón/y en este mismo retrete,/le di por culo a un factor,/al que pica los billetes/y hasta al jefe de estación». Eso sería ahora Versalles. En los blogs se leen cosas peores, y con nombres propios: te dicen quién es el jefe de estación. Sin ninguna prueba. Mucha basura. Cobardía del anonimato. Territorio de impunidad. Lo que era la sierra con el bandolerismo es ahora el llano de los blogs. Más inquietantes, aleatorios y peligrosos. Te subías a una diligencia para cruzar Despeñaperros y sabías que te podía salir la partida del Tempranillo. Ahora entras en los blogs y no sabes lo que te puedes encontrar. Pueden robarle a cualquiera la fama, el honor, la credibilidad. La verdad misma es desvalijada a cada momento. Nadie sabe con qué intenciones. Y nada digo de los parientes cercanos de los blogs: la familia numerosa de los foros. Piense un tema, por raro que le parezca, y de eso hay setenta foros y siete docenas de blogs. Enlazados y conectados unos con otros. Donde todas las famas son puestas en almoneda. Donde todo fundamentalismo tiene su asiento y su «nick». Hay quienes aseguran que en los partidos políticos hay militantes que, bien desde la sede, bien desde su casa, se dedican diariamente, echándole horas y horas, a entrar en estos ámbitos de lo que sobre el papel es saludable libre opinión, para repetir las consignas al uso y para descalificar insultando y desprestigiando a quien se atreva a llevar la contraria a sus ideas. Los talibanes nos tienen rodeados.Se está imponiendo una generalizada estética del blog virtual, y algo que es más triste: la ética del foro. Que es la absoluta falta de ética. Si esos usos quedasen por lo menos en internet, que tienes que entrar en una determinada URL para que te salga tanta basura destapada... Pero han saltado a los programas de cuchicheo y cotilleo de la TV, mal llamados del corazón. ¿Qué has hecho, corazón, para que pongan tu nombre a la basura? Con la misma temeridad e impunidad de los blogs, unos bien pagados foreros, sin mayor formación que su mala baba y su falta de rigor, haciéndose pasar por periodistas, opinan de todo lo opinable, asaltan honor y fama ajenos, de los vivos y los muertos, y se inventan lo que quieren. Ayer lo comprobé una vez más. Llamé a Houston y hablé con Amador Mohedano para preguntarle por Rocío. Sólo oyendo la voz de Amador sé cómo está Rocío, no me tiene que dar más detalles. Y le oí una voz llena de vida, de esperanza, hasta con su jí, jí, já, já. Colgué el teléfono y puse la tele. Allí, unos foreros inmisericordes estaban prácticamente metiendo a Rocío en la caja. En la caja del dinero podrido que trincan por repetir en la tele las mismas vilezas que otros bandoleros, asaltantes de la verdad, escriben gratis total en los blogs y los foros.
Podría decir, Sr Burgos, sin temor a equivocarme, que uno ni es moderno, ni está en la onda ni nada de nada si no lo es o está para alguien, y, especialmente en esas cosas, uno ha de proyectarse en la sociedad entera, puesto que moderno no es algo concebible en el solipsismo o dentro de un círculo cerrado de amigos, como no lo es estar en la onda. Además, para ser algo para alguien tiene uno que ser alguien, a su vez. El anonimato dificulta extraordinariamente esta identidad. Un anónimo es un nadie con voz y todo prestigio o infamia pertenecen a un nick: la persona de carne y hueso tiene que quitarse tarde o temprano la máscara para recoger los aplausos o los huevos podridos de su excelente o negligente labor. Si no se quedaría solo en palabras, en opiniones, en argumentos, desnudos, sin titular, cuyas vísceras o rostro pueden solo ser intuidos, nunca vistos.

Pero quizá algunos quieren solamente opinar, y no ser vedettes de la opinión, aunque sean pocos. Pocos, digo. Es fácilmente observable que gran parte de los bloguers no ocultan su identidad. Ello tampoco significa que quien muestra su cara pretenda lucirse. Pero del mismo modo podría decirse que no todo el que se oculta lo hace cobardemente. ¿Acaso no puede haber otras razones para hacer lo uno o lo otro?.

Pero llamemos a las cosas por su nombre: ¿a qué se le llama cobardía del anonimato?. Intentaré explicarlo, pasando por una libertad básica.

Ahora que con motivo de las caricaturas de Mahoma se habla tanto y tan grandilocuentemente sobre la libertad de expresión en nuestras modernas sociedades democráticas occidentales convendría hacer una pequeña reflexión sobre la misma.

Muchos de los que se proclaman defensores a ultranza de esta libertad están prestos a censurar, o a hacer la crítica previa a la censura, a todos los que no comulguen con sus ideas (especialmente sobre cómo debe entenderse y ejercerse esa libertad).

La opinión es libre. No hay ni debe haber nada más libre que la opinión. Y esta puede ser secreta o abierta. Da igual que uno diga quien es o no lo diga. Es más, si no se identifica puede opinar más libremente, si cabe, y mostrarse, paradójicamente, tal cual es. El opinante no es para sus interlocutores Pedro López, pero si muestra al verdadero Pedro López, sin importar mucho quien sea realmente el tal Pedro López, pues podría ser cualquiera, y nadie.

Y es muy democrático que cualquiera pueda opinar, igual que lo es que cualquier pueda votar. ¿Se le pide acaso al votante que muestre a quien va dirigido su voto?. Los caciques de la opinión nos piden que nos identifiquemos para poder censurarnos, y, en su impotencia, censuran el anonimato, tachándolo de cobarde.

Pero hay personas que no desean identificarse porque ni aspiran a los honores de la celebridad, ni quieren ver perturbada su paz vital con agresiones a su humilde intimidad (agresiones a las que, todos sabemos, es muy dado el Estado). Pero quieren decir lo que piensan, lo que sienten, lo que creen. Quieren decirlo y que sea escuchado (o más bien leído). Y quieren decirlo desde su propio lugar, desde su hogar virtual, desde su website particular. Nadie obliga a sus lectores a leerle o a responderle. Sus palabras solo adquieren significado a la luz de la interpretación que de ellas hagan los ciudadanos que pasean por la red. No hay nada más libre ni más democrático. Entren, si quieren. Pasen de largo, nadie les fuerza a pararse. Si leen lo que hay escrito es porque les sugiere algo. Si responden es porque también tienen cosas que decir al respecto y quieren decírselo a quien han leído. Si se entabla una discusión se enfrentan solamente las ideas. La derrota o la victoria quedan plasmadas en palabras. No corre la sangre, sino la tinta. ¿Dice usted, Sr Burgos, que esa tinta es también la del calamar?: quizá. Conviene huir de los depredadores.

Por otra parte: ¿No ocurre en las elecciones que cualquiera puede presentar su candidatura y cualquiera puede votarle?. Solo es concebible expulsar del juego a quien no respete la regla elemental de dejar que los demás participen.

Habla usted de los retretes de Utrera. Y los pone de ejemplo de respecto y cortesía frente a los blogs. Realmente no sé que blogs leerá usted. A juzgar por el final de su artículo serán blogs del corazón, de los que hasta ahora no tenía noticia. Pero es que lo del corazón es todo más o menos de ese estilillo chabacano. No busque pues en los blogs la causa del fenómeno.

Pero creo que no se refiere usted a esos blogs rosas, en exclusiva. Abarca usted a la generalidad. Y en los blogs que yo leo u ojeo no he visto, francamente, una vulgaridad comparable a la inexcusable de los escusados. Ni tan siquiera en la mayor parte de los blogs de izquierda. Quizá en la estación de Utrera sean todos muy finos y muy sutiles. Le puedo asegurar que yo he visto verdaderas barbaridades escritas en paredes y puertas, y con nombres y apellidos.

Y también he visto maravillosas exposiciones de ideas en la blogosfera. Quizá deba preocuparle Sr Burgos: he leído algunas cosas que nada tienen que envidiar a las escritas por los articulistas o ensayistas de más fama. Y algunas que superan con creces a la de algunos mediocres que viven del cuento. Y quien las escribió no cobró nada por ellas.

Los bloguers pueden opinar "gratuitamente", pero si es así lo es en ambos sentidos del término. La mayoría de los blogueros solo obtenemos aprobación o desaprobación, y la mayoría de la veces indiferencia. Pero piense en un producto cualquiera en un estante cualquiera de un mercado cualquiera: ¿no le sucede lo mismo?.

Frente al anonimato que dice nombres y apellidos está el dedo acusador que no señala a nadie en concreto, y que, con tanta razón o más cabe considerar cobarde. Se podría al menos señalar un nick, o a un determinado foro o blog, en caso de que no sea posible señalar a los seres humanos de carne y hueso que se ocultan detrás. Pero se prefiere sugerir muy al estilo de los retretes antiguos de la estación de Utrera, esos foros de urbanidad (por comparación).

Tiene usted en cualquier caso, Sr Burgos, una visión idealizada y seudoaristocrática de cómo debieran ser los blogs. Mas en los blogs, lamento decírselo, todavía hay verdadera democracia y cada cual se expresa como le parece. El problema, creo yo, estriba en que se ha querido asimilar demasiado rápido al periodismo: ¿y por qué me pregunto yo?. Yo por ejemplo escribo lo que me viene en gana, aunque sea de política, pues los ciudadanos sin carné de periodista o partido también tenemos nuestras humildes opiniones, y me lee quien quiere, y me critica quien quiere y tiene valor. ¿O es coto privado de los periodistas de siempre?....internet, lo sé, está echando por tierra, implacablemente, algunos viejos privilegios....es revolucionario.

Es muy propio del pensamiento heroico, Sr Burgos, el creer que uno ha de tener dedicación completa a la causa, sacando pecho, exponiéndose a los ataques en defensa de sus ideas. Pero las ideas se defienden solitas. No necesitan una guardia de Korps, como los tiranos. La blogosfera sería una especie de mundo de las ideas platónico, si bien no tan...ideal.

¿No puede acaso uno dejar discurrir sus pensamientos, sin otro freno para estos que los ajenos y su superior plausibilidad sobre los propios?. El pugilato de las palabras puede ser positivo (antes del físico) y muchos puede que aprendan humildad, dado que no pueden aplastar a su adversario más que con razones de peso.

Poco importa que el autor del blog sea uno o muchos, que exponga ideas propias o de un partido, incluso que cobre o no obtenga nada por sus desvelos o entretenimientos. Solo puede ofrecer ideas y ha de enfrentar ideas.

Pero en fin, Sr Burgos, quizá le haya dado una importancia indebida a su exabrupto. Quizá lo haya malinterpretado. Quizá yo solo sea uno de tantos bloguers faltones e ignorantes. Pero creo que tengo derecho a decirle esto, y creo además que lo tengo también a hacerlo detrás de un seudónimo, sea por cobardía o por deseo de no ser conocido.

Debo decir, pese a todo, que su artículo es muy elegante al lado de
otros que circulan por ahí sobre el mismo tema. Puestos a comparar paredes de baños públicos con la web, ¿me permitirá usted la comparación?.

Ande, Sr Burgos, lea esto. Creo que el paranoico de Cueto lo habrá leído durante su café.

jueves, febrero 16, 2006

Road to Guantánamo Versus Road to Serfdom

Nuestra progresía claudica, practica a diario un masoquismo y suicidio simbólicos, poniendo en libertad a Barrabases dispuestos a destruir Occidente, mientras condena al tímido occidental que, hablando como tal, osa decir: "yo soy el camino, la verdad y la vida".

Toda la filosofía moral de la nueva izquierda no es más que una superestructura ideológica construida sobre la miseria de su cobardía y su molicie. Marx se avergonzaría de los sucesores light de su fallida Revolución, que irónicamente convierten en cierta una de sus más convincentes mentiras.

Quien les diga alguna verdad incómoda puede tener la seguridad de que será correspondido con un anatema o un castigo. Las verdades incómodas producen inquietud, o incluso dan miedo, y obligan a actuar, a emprender acciones generalmente trabajosas y / o arriesgadas.

Al sacrificar su libertad en el altar de lo inmediato, nuestros progresistas venden el futuro de todos a precios de saldo. Y así convierten su "Progreso" en el más seguro camino a la servidumbre, atacando de paso a quien trata de salvarles para salvarse a si mismo.

Es claro que la Torre de Babel multiculturalista ha de derrumbarse. Debió hacerlo, en realidad, al caer aquellas otras torres, las de New York. Quienes deben construirla no hablan el mismo idioma, haciendo realidad el mito de la Biblia. En eso consiste el multiculturalismo, de hecho. En eso consiste la tragedia absurda de su construcción imposible. ¿Qué idioma debiera hablarse en Babel?...¿no será acaso el de los arquitectos y los organizadores del trabajo?...¿no debiéramos hablar el lenguaje del capitalismo, la democracia, el Estado de Derecho, el liberalismo y, en definitiva el lenguaje de los valores, de la ética grecorromana y judeocristiana, latín del que todos esos romances parten?.

y es que ¿qué es Occidente fuera de esa moral y de esas instituciones que de ella emanan?: la barbarie, la Edad Media. Así, bien pensado, no podría hablarse nunca de un Occidente decadente, como hiciera Spengler, o como hemos hechos otros siguiéndole la estela, y la coletilla, con posterioridad, sino de una decadencia que se opone a Occidente, que ataca a Occidente, puesto que Occidente no es un lugar ni un tiempo, ni una etnia o alguna sociedad en particular, sino una determinada conformación de la sociedad, que se manifiesta a través de un orden espontáneo, con una paz y una prosperidad estables, cuya fuente y fruto es una libertad responsable, única posible, deuda de los valores morales más acordes con la naturaleza y la razón humanas.

Los que se aferran a identidades caducas o en proceso de descomposición o los que quieren crear otras nuevas partiendo de ideas esquemáticas y pueriles, los que quieren protagonizar gestas heroicas de raíces míticas, los que adoran al becerro de oro del poder con rituales maquiavélicos, los que quieren vivir en paz vendiéndose como esclavos y tantos otros se rebelan contra Occidente. Pero Occidente somos todos, puesto que Occidente es el verdadero motor de verdadero Progreso.

Pero nada, ahí siguen esas hienas que muerden la mano que les da de comer y lamen la que les golpea con un garrote, que se rebelan contra el orden de cosas que hace posible su rebelión y aplauden a, y en ocasiones se prosternan ante, quien proclama abiertamente su intención de subyugarles.

Ahí siguen esas hienas cobardes con piel de pacífico cordero, dado lecciones de moralidad y buen sentido desde los púlpitos espurios de la nueva religión de colectivismo estatólatra.

Ayer, en la Ventana de la Ser, dieron el recital de violenta pusilanimidad al que ya nos tienen tristemente acostumbrados, denunciando airadamente la existencia de la prisión de Guantánamo.

Primero hablaron de la película recientemente presentada en el Festival de Cine de Berlín "Road to Guantánamo" en la que se cuenta, supongo que con cierta perspectiva fácilmente identificable, la estancia de 3 musulmanes ingleses en la prisión Estadounidense en la isla de Cuba.

Parece ser que al estreno acudieron los 3 "ingleses" protagonistas. En la ventana insistieron mucho en su nacionalidad. Decía el comentarista destinado en Berlín que la ciudadanía británica no les había servido de mucho. Su país se había desentendido de ellos. Los derechos inalienables de unos ciudadanos británicos habían sido vulnerados por la máquina implacable de guerra americana sin que el Gobierno de la isla moviera un dedo. Aunque suponiéndose universales los derechos humanos no hubiera sido necesario hacer esa precisión. Curiosamente los países árabes reaccionaron a la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU con otra paralela de corte islámico, como señalaba el otro día el arabista Serafín Fanjul en el programa Enfoque. Esta "Declaración" venía a decir que lo de los derechos humanos era estupendo, pero de acuerdo con el Corán y la Sharia, lo que viene a significar la negación de lo que dice afirmarse.

El comentarista creerá, además, que ser ciudadano británico hoy es como ser ciudadano romano en la época clásica, lo cual equivale a un privilegio de los propios frente a los ajenos de naciones sometidas.

Los tres musulmanes de bien ( "de bien" desde la óptica de la bondad musulmana) fueron ofrendados con una cerrada ovación a su llegada al certamen, cual estrellas rutilantes de un Hollywood venido a menos. Supongo que los asistentes al evento les considerarían merecedores de un gran aplauso y una disculpa exculpatoria.

Uno de los "héroes" dijo haber perdido la confianza en las democracias. La idea de fondo de sus palabras es que las democracias no garantizan los derechos humanos como cabría esperar de ellas. El comentarista le decía a Gemma Nierga que en Guantánamo había personas "normales", y que hoy podían ser ellos, pero mañana podíamos ser nosotros.

Los chicos traviesos parece que fueron a Pakistán a arreglar una boda y, repentinamente, a la vista del ataque aliado contra Afganistán, decidieron cruzar la frontera para acompañar en la lucha a sus "hermanos musulmanes". Todo muy "normal", de una normalidad que me hace temer que en cualquier momento venga un grupo de marines a detenerme. Pero quizá yo no sea "normal" después de todo, si esa es la norma.

Cuanto menos confíe en las democracias ese prisionero de Guantánamo metido a actor, más confiaré yo. Pues cuanto menos garantizados estén sus derechos más lo estarán los míos. Porque: ¿Para qué exactamente querría ese hombre los derechos sino para atropellar los ajenos?. ¿Y no le es ajeno, a un "buen" musulmán, todo lo Occidental?.

Da igual, tienen de su parte a Amnistía Internacional. La portavoz o presidenta o no se qué en España de AI, Eva Sánchez, fue entrevistada por Gemma tras la conexión con Berlín. Tenía la mujer muchas cosas que decir sobre Guantánamo, pero parece que todo su mensaje podría reducirse a lo que dijo al menos dos veces: "Guantánamo es el mayor atentado contra los derechos humanos de los últimos años". Ay, eso duele.

¿Servirían de algo los ejemplos de verdaderos atentados, cometidos contra verdaderas víctimas inocentes (y no contra soldados armados y dispuestos a matar), para desmontar ese atrevido y falaz aserto?. Lo dudo. Además ocuparían cientos de líneas o links.

Por lo visto en Guantánamo, a los prisioneros en huelga de hambre se les obliga a comer. Es una tortura terrible. ¿Cómo no se le ocurrió algo así a los diversos déspotas orientales, expertos en toda suerte de torturas, maestros del arte de infligir dolor a sus enemigos?. ¡Que poca imaginación!.

Miguel Ángel Bastenier, subdirector de El País para asuntos internacionales, estaba también muy indignado por otro asunto peliagudo. Las caricaturas de Mahoma eran, a su entender, repugnantes, asquerosas, impresentables, impropias de un periódico serio y "de sus alrededores en muchos kilómetros a la redonda". Decía esto, Miguel Ángel, rodeado de dos musulmanes, uno barbudo y melenudo y otro bien vestido y afeitado, y frente a Serafín Fanjul, en el plató del programa Enfoque. A continuación añadía que en el Islam existe un respeto reverencial por las otras religiones. Serafín, bastante molesto, le replicó, poniendo ejemplos bastante claros de lo contrario, y Bastenier tuvo que recular reconociendo saber mucho menos de esos temas que el arabista.

Creo haber puesto dos claros ejemplos de lo que al principio exponía. Con gentes de esta ralea no podemos esperar construir un futuro mejor. Con ellos vamos cuesta abajo, por la pendiente suave que acaba en el abismo de la servidumbre.

El problema no es el camino a Guantánamo. El problema es el camino a la servidumbre.

miércoles, febrero 15, 2006

¿Diálogo de Civilizaciones?

Los hombres de hoy somos protagonistas, activos o pasivos, de un choque de civilizaciones entre el Islam y el resto de las sociedades y culturas, entre el Dar al Islam y el Dar al Arb, entre la Umma y los infieles.

No valen expedientes, paños calientes, evasiones ni farsas. Un torpe prestidigitador pretende crear en nosotros la ilusión de que la violencia del choque desaparece bajo la fórmula de la Alianza.

Pero...¿es posible siquiera el diálogo de civilizaciones, a partir del cual pudiera alcanzarse un conato de alianza?. Yo diría que no.

Esta noche en Telemadrid, para quien pueda verlo, habrá un interesante debate sobre el diálogo entre las civilizaciones que, cabe esperar, se centrará en exclusiva en el problema islámico, dado que con nadie se nos antoja más urgente dialogar que con aquel con el cual es imposible.
La asistencia de Florentino Portero y de Gustavo de Arístegui es suficiente aliciente para verlo.

A la misma hora TV1 pondrá la película “Tres Reyes”. Un pequeño consuelo para quien no pueda sintonizar la cadena madrileña.

martes, febrero 14, 2006

Comienza la Función


Los iraníes dicen que quieren desarrollar energía nuclear para fines pacíficos. Pero no hay quien se lo crea. ¿Qué paz podría desear quien pretende quitar a Israel de en medio, o castigar a un país occidental, o si pudiera a todo Occidente, por unas caricaturas, y, en el fondo, por su existencia?.

Pues bien, la cosa puede no estar aún clara del todo para el progre "Dinio", al que "la noche le confunde", pero en EEUU saben muy bien lo que tienen que hacer.

Las sanciones económicas desde la ONU serán el primer paso, siempre inútiles cuando se pretenden aplicar a tiranos cuyos "ideales" están por encima de la vida de sus súbditos. ¿Qué le importará a los Ayatolás que mueran cien mil más o cien mil menos de hambre o en guerras?. ¿No mandaban acaso en su guerra con Irak a hordas de mártires contra los soldados enemigos?. Alá les acogerá en el paraíso, donde por fin podrán comer en paz.

Una vez hayan matado de hambre a su plebe, en defensa, supuestamente, del desarrollo de una simple fuente de energía que cabe imaginar que debiera emplearse para crear riqueza y alimentos, afrontarán la guerra.

¿Cuantos morirán, entre unas cosas y otras?. Ni se sabe. Pero podemos imaginar a quien se responsabilizará del "genocidio".
Comienza la función.

jueves, febrero 09, 2006

Sabiduría Griega


Primero está Sócrates, el que sin saber nada lo sabía todo. Luego viene Platón, el idealista de anchas espaldas. A continuación tenemos a Aristóteles, metódico y peripatético. Pero el testigo filosófico pasó a un cuarto personaje que pocos conocen: Teofastro, discípulo de Aristóteles.

Este sabio griego tocó muchos palos, pero hubo un área en la que demostró ser una eminencia: como fisonomista del alma. Sus retratos de tipos humanos, sus "caracteres", hechos hace milenios, conservan toda la frescura del primer día, salvando algunas pequeñeces culturales, y ponen de manifiesto cuan poco ha cambiado la naturaleza humana a lo largo de los siglos de nuestra peculiar historia.

Leo uno de ellos con sorprendida delectación. Pese a que no hay nada nuevo bajo el sol en el alma humana sorprende constatarlo leyendo a los clásicos.

Transcribo lo dicho por Teofastro. Por favor, no dejéis de pinchar los enlaces:

De la Afición a la Maldad

La afición a la maldad es una pasión por lo perverso. El individuo que siente esta inclinación procura frecuentar a los que han sido derrotados y condenados en procesos públicos, ya que supone que, con su trato, adquirirá una mayor experiencia y será más temido.

En lo que concierne a la gente de bien, sostiene que nadie es bueno por naturaleza, que todos son iguales, y recrimina a quien es honrado.

Mantiene que el malvado es un hombre liberal, si alguien quiere someterlo a prueba.

Reconoce como ciertas algunas de las cosas que sus conciudadanos le imputan, pero rechaza otras. Afirma que este sujeto es de buena índole, amigo de sus amigos y hábil. Añade a su favor que jamás tropezó con persona más capacitada.


Se muestra favorable con el encausado que rinde cuentas en la asamblea o que es juzgado en un tribunal. No le importa decir a sus vecinos de asiento que se debe juzgar al hecho concreto y no al hombre. Alega que aquél es un perro del pueblo (sicofanta), pues vigila a los delincuentes.

Asegura que "No encontraremos quienes se quieran exponer a la animadversión en defensa del bien común, si damos de lado a personas de esta especie".

También es capaz de erigirse en protector de extranjeros de baja estofa, de defender en los tribunales causas detestables y de interpretar siempre en el peor sentido las alegaciones de ambas partes, cuando juzga un asunto.

En resumen: la afición a la maldad es la hermana del mal y encierra una gran verdad el refrán que dice: "cada oveja con su pareja".


Ay, socialistos, cuan calados os tenían ya aún antes de que el socialismo real y su servil socialismo democrático apareciesen en la tierra. Porque el socialismo como tal no es lo que importa, ni lo que daña, siendo no más que un cuerpo de ideas contradictorio, erróneo. Lo que cuenta son las personas que hay detrás y le insuflan vida proyectando en él sus miserias.

¿Solo o Acompañado?




La respuesta en Batiburrillo.

lunes, febrero 06, 2006

Aguantar la vergüenza

Vi la otra noche en Telecinco el programa " Diario de....Mi vecino, el terrorista que mató a mi marido". Un periodista con cámara oculta entrevistó a Cándido Aspiazu y José Ignacio Zuazolazigorraga, asesinos convictos de Ramón Baglietto. Cándido, el cristalero, ha puesto una cristalería en los bajos de un edificio en el que vive Pilar Elías, la viuda de Ramón.

Para quien no conozca un poco lo que se cuece en el País Vasco la sensación de irrealidad al ver el programa es manifiesta. Pasó con la persona que me acompañaba, no daba crédito a lo que veía y oía. Fue tan duro que Antonio Elorza, en un artículo en El País, lo compara con la Alemania de 1932. Ninguno de los dos entrevistados dio en ningún momento muestra de arrepentimiento y pesar. El haber asesinado a Ramón entraba dentro de la normalidad, no tenían nada contra él, lo mataron como hubieran matado a cualquier otra persona designada.

La entrevista más larga fue a Aspiazu y, en algún momento, a su mujer, que le acompañaba. Estuvo chulo, se ufanó en todo momento, de que era apreciado en su pueblo, de que las mujeres le besaban por la calle, y, llevando la chulería al extremo, se quejó de que Pilar Elías mostraba poca "humildad" cuando se topaba con él. Para mí fue la gota que colmó el vaso. Él se quejaba, el asesino se mostraba molesto de que la víctima no se humillara ante él.

Es curioso que estos dos etarras se acogieran en su día a la reinserción y fueran borrados de las listas de presos de las Gestoras, unos años más tarde fueron expulsados del colectivo de presos por traidores. Como muestra de coherencia la izquierda abertzale se moviliza ahora para defender aquello por lo que, en su día, les castigó. Visto el programa se evidencia la falta de sinceridad de su reinserción y queda la utilización que hicieron de los mecanismos que propiciaron que salieran diez años antes de la cárcel.

Este año y en los siguientes se espera que unas decenas de presos de ETA cumplan con su condena, reducida merced a triquiñuelas legales, aprovechadas por ellos y logradas por la ligereza con que se aplican. Dice Patxi López que lo de Azkoitia es una imagen del pasado; será una imagen del futuro, y del futuro próximo en muchos pueblos del País Vasco. Y nos tendremos que aguantar la vergüenza.

Dos Opciones


El Ministro de Exteriores danés podría dar lecciones de lo que es Estado de Derecho y de cómo funciona a nuestros politicastros de tres al cuarto. Dijo este fin de semana, en unas declaraciones sobre las famosas caricaturas, que su gobierno no tenía potestad para castigar a un periódico, puesto que esto era competencia de los tribunales de justicia. ¿Cómo no se le ocurrirá montar un CAC?.

Y el Ministro del Interior Libanés -si, también ese- podría dar lecciones de lo que es responsabilidad en el cargo al haber dimitido del mismo como consecuencia de destrozos en la Embajada Danesa de Beirut. ¿No habrá ningún alma caritativa que le meta un Montillita de mil kilos en el bolsillo para que reconsidere su dimisión?.

Un Ministro de Exteriores se ve obligado a puntualizar sobre cuestiones de política interior. Uno de Interior se ve obligado a dimitir por un asunto de política exterior. La globalización está en marcha, vivimos en un mundo interrelacionado.

Lo que pasa en un lugar del mundo afecta enormemente a lo que sucede en todos los demás. Y puede producirse el efecto mariposa de que una caricatura pintada por un humorista en el frío norte de Europa desate violentos disturbios callejeros en el cálido Oriente Próximo, igual que la electrocución de dos delincuentes mientras huían de la policía fue la chispa que encendió el fuego en el que ardió París. Unos dibujan y otros queman y asesinan.

Florentino Portero, analista del GEES, decía ayer en Telemadrid:

"En la calle musulmana y en los medios de comunicación musulmanes se ofende continuamente al credo católico, a las iglesias cristianas y, sobre todo, al judaísmo. Esto es inaceptable y es mucho más inaceptable que las antiguas comunidades cristianas maronitas, cananeas, asirias y coptas estén desapareciendo del islam por presión desde la calle y desde sus gobiernos. Hay que exigir, por encima de todo, paridad....La UE no puede seguir concediendo ayuda económica a gobiernos que actúan de esta forma".

Solo puso algunos ejemplos, pero no nombró, quizá por considerarlo demasiado evidente, el más paradigmático de ellos, el de Arabia Saudita, cuna de Mahoma y centro de multitudinaria peregrinación, dónde no existe una sola Iglesia cristiana, una sola sinagoga...ni nada de ninguna otra religión que no sea la musulmana. En muchos kilómetros a la redonda de la Kaaba no hay más Dios que Alá.

Pero estas cosas se pueden ver desde dos ópticas radicalmente distintas. Tenemos a Zapatético, su Alianza de Civilizaciones y su carta, dictada por el amo turco por un lado, y a Bush, su discurso sobre el Estado de la Nación y sus declaraciones por el otro.

Como dijo George Bush en el discurso arriba enlazado: "Optaremos por actuar con confianza al perseguir a los enemigos de la libertad, o por abandonar nuestros deberes con la esperanza de una vida más fácil".

Soy, luego Agredo



Toda política articulada en torno a la identidad lo está en torno a la diferencia, por lo que es invariablemente una política de confrontación, de guerra.

jueves, febrero 02, 2006

La Risa Amordazada...je je je





Kantor ha propuesto un "meme" original y combativo, sin dirigirlo a nadie en particular. La cosa consiste en colgar en el blog propio una caricatura del profeta de la fe islámica, el ínclito Mahoma.

El asunto me parecía tarea ardua, dado que esas caricaturas no abundan. ¿Por qué?: la respuesta es obvia. Si bien aceptamos de buena gana que se hagan cosas como esta sobre Jesucristo (pinchar aquí), y no tememos, de hacerlas, que nadie nos degüelle como a un cordero halal (y menos en nombre de una religión que propone el amor como bien supremo mientras se pone la otra mejilla), no sucede lo mismo con la figura del fundador de la sumisión a las teocracias.

Por miedo, y por un respeto mal entendido, se claudica ante un lobby islamista que sentencia a muerte a quien ose criticar algún aspecto de su religión, o, peor aún, se burle de algún modo de ella. El Islam juzga draconianamente.

Los daneses han cometido el "error" de pintar a Mahoma con humor. Y eso ha despertado el mal humor de los que carecen del sentido del mismo. El islam es una religión que no sabe reir o hacer reir. Es una religión que por su misma esencia es contraria a la autocrítica, y a la crítica en general, y por tanto al humor. Si sus fieles conservan algo del espíritu de la hilaridad es porque la naturaleza humana resiste los ataques de la cultura, igual que una roca en el acantilado aguanta los golpes del mar.

He aquí mi sugerencia, encontrada en un paseo por la red: un TBO de Mahoma, del que cuelgo la portada. Para ver entero pinchar aquí.
En formato PDF, pinchar acá.



Que a ustedes les aproveche.

miércoles, febrero 01, 2006

Dudando y con el Mazo Dando




Los agentes del Mossad no se caracterizan por ser nenazas lloronas. Si en algún momento son "clementes y misericordiosos" no lo son al paradójicamente cruel estilo de las gentes de Alá ni, desde luego, al claudicante estilo borrego-progresista.

Un amigo mío fue entrenado por ellos. Junto con otros españoles se preparaba para hacer frente al peligro terrorista en los aeropuertos, tras el 11-S. Nadie podía enseñarles mejor lo que era un terrorista islámico y cómo combatirlo que quien había estado expuesto a él durante decenios.

Lo primero que hicieron los instructores del Mossad fue darles una charla edificante: "Combatimos a terroristas, en ocasiones con sus propios métodos. No podemos dudar, ni tener contemplaciones. Dudar es morir".

Y así es, aunque en ocasiones pasen cosas como esta , o como esta otra.

Pero el Hamlet de Spielberg, un tal Avner, fenomenalmente interpretado por Eric Bana, duda entre el ser o no ser sicario de un sionismo que actúa en defensa propia. Se le hace muy cuesta arriba ejecutar a asesinos. Tiene fijación por los objetivos, pero duda si matar a los que le rodean, que son tan malos como (o peores que) el objetivo mismo, y desde luego potenciales sucesores.

Los "objetivos" son seres humanos, y Spielberg lo pone de relieve al darles voz en la película. Aparecen como hombres de aspecto pacífico y amigable. No hay que olvidar que eran personas importantes, aún cuando lo fueran en lo suyo. Vito Corleone, por poner un ejemplo, era extremadamente educado, todo un finolis, y hablaba sopesadamente enfundado en un bonito traje.

Steve, uno de los miembros del comando israelí dirigido por Avner, no alberga dudas sobre lo que tiene que hacer: la venganza es para él un plato de gusto. En cierto momento tiene un enfrentamiento con Carl, otro del grupo, que se muestra serenamente escéptico, y dice una verdad como el Templo de Salomón: los repulsivos monstruos a los que exterminan no parecen lo que son porque se ocultan tras unas maneras y una indumentaria elegantes. Lo contrario también es cierto: todo buen torturador sabe que el mejor modo de perder el respeto a su víctima es desnudarla o vestirla andrajosamente, ensuciarla, hacerla parecer un animal cuadrúpedo tirado por los suelos.

La realidad del Mossad es más la de Steve que la de Carl. Y ello es así porque si no lo fuera no habría tampoco Mossad, ni lo que defiende.

martes, enero 31, 2006

La Locura no Tiene Cura

El triunfante periodista liberal Humberto Vadillo me lanza desde su blog apologético del negocio del alcohol de baja graduación el reto de consignar 5 manías personales, así como el de traspasar el testigo a otros cinco internautas de bien.

Pues bien, gustoso responderé en lo que a mi atañe, y buscaré 5 nobles personajes a los que susurrar tan extravagante petición.

LAS REGLAS DEL JUEGO SON: El primer jugador de este juego inicia su mensaje con el título "5 extraños hábitos tuyos". Las personas que son invitadas a escribir un mensaje en su respectivo blog, a propósito de sus extraños hábitos, deben también indicar claramente este reglamento. Al final, debéis escoger 5 nuevas personas a indicar y añadir el link de su blog o diario web. No olvidéis dejar un comentario en su blog o diario web diciendo:"Has sido elegido" y dices que lean el vuestro.

1) Tengo muchos libros empezados a la vez. En estos momentos son en torno a la treintena. Leo ávidamente todos los inicios, pero según sea el tema los abandono por temporadas a partir de la página 100 o así, generalmente al final de algún capítulo cuyo fin supone el fin de un apartado o historia importantes, justo antes del comienzo de otra parte completamente distinta. Un ejemplo: Franco, de Luis Suárez. Lo he leído hasta el capítulo que narra el final de la guerra civil, y lo retomaré cuando sea, quizá leyendo hasta el final de la autarquía.

Ello no obstante, leo de un tirón algunos libros que me apasionan por lo que narran y por el estilo con el que lo hacen. Me apasionan tanto que me parecen escritos en exclusiva para mi. Pero estas maravillas literarias son bastante raras, pese a haber muchos libros notables.

A veces me entra una fiebre "finalizadora" y me acabo 4 o 5 libros de golpe.

2) Sigo con el tema "libros", y pido disculpas por dedicarle tanto, pero ese tanto es cuanto ocupa en mi lectora vida:

Sufro indeciblemente teniendo que abandonar uno. Tiene que ser muy pesado, absolutamente ilegible, infumable, incomprensible, aburrido, inmoral hasta la náusea, ...etc etc. He llegado a leer libros enteros que me costaba entender, o cuyas ideas me parecían pueriles y/o viles, simplemente por no tirar la toalla. Tirarla me habría hecho sentir estúpido en el primer caso y prejuicioso y cerrado a otras ideas, en el segundo.

Pongo un ejemplo de un libro que abandoné: con gran pesar y gran alivio tuve que dejar de leer "Hegemonía o Superviencia" de Chomsky. Sencillamente asqueroso.

3) Reviso mi cartera, para asegurarme de que sigue en su sitio, cada dos por tres. Igual hago con las puertas (coche, casa....etc): Necesito asegurarme de que han quedado correctamente cerradas. Y así con muchas otras cosas.

Supongo que en ciertos casos estos comportamientos son una obsesión enfermiza, algo patológico. Sin embargo no tengo la sensación de haber traspasado la línea que separa la cordura de la locura, todavía.

Comprobar períodicamente que las cosas están bien acabadas y en su sitio es algo que seguramente nos haya ayudado mucho en nuestra supervivencia. Es un legado evolutivo. Los descuidados tienden a perder más cosas y a sufrir más reveses. Los segurones quizá pierdan oportunidades envueltas en riesgos, pero se juegan menos el tipo al retener mejor lo logrado.

4) Padezco fobia a las aglomeraciones humanas. Tuve una época en la que me encantaba la música, pero no fui a ningún concierto (excepto a unos pocos que di con un grupo que tenía, pero eso no es exactamente lo que se entiende, en general, por ir a un concierto). También fui forofo de fútbol, pero apenas fui al estadio. Y si mi mujer me lleva de los pelos a un gran centro comercial, lo llevo con la resignación de un reo ante el cadalso. Aunque hay una pequeña excepción a esta norma: si entro en la sección de libros del centro comercial, la humanidad bulliciosa desaparece a mi alrededor y solo hay estantes llenos de obras.

5) No me gusta conducir. Lo hago a diario porque mis circunstancias así lo exigen, pero debo reconocer que me desagrada coger el coche. Aunque lo peor no es desplazarme de un lugar a otro, lo cual se me hace muy cuesta arriba si el trayecto es nuevo y desconocido, sino que al llegar haya que dar vueltas y más vueltas, mientras el reloj da vueltas y más vueltas, en un vagar sin final previsible, para poder aparcar.

Traslado el testigo, con cariño, a 5 eminencias de la blogocosa, confiando a que se dignen a dar, a este humilde servidor, en algún pequeño hueco de sus apretadas agendas, algún detalle personal de carácter estrambótico:

1) Policronio: Cuya novela sobre la invasión islámica en España espero poder leer algún día.

2) Smith: Un tipo con una sorprendente velocidad de procesamiento y depurado de información, que es capaz de escribir varios textos brillantes al día sin arrugarse.

3) Memetic Warrior: Gran estudioso y conocedor de la relación de mente y cultura, y por ello el más indicado para manejarse con memes.

4) Kantor: Un matemático deslumbrante por su filosofía. Un profundo pensador y un tecnócrata genuino.

5) Juan Ramón Rallo: Expone con maravillosa claridad ideas complejas, y es un baluarte del liberalismo español cuya carrera meteórica no ha hecho más que comenzar.

A mi amigo Maestre ni se lo digo, que ya le han lanzado dos guantes por lo menos, y todavía no ha recogido ninguno.