jueves, febrero 09, 2006

Sabiduría Griega


Primero está Sócrates, el que sin saber nada lo sabía todo. Luego viene Platón, el idealista de anchas espaldas. A continuación tenemos a Aristóteles, metódico y peripatético. Pero el testigo filosófico pasó a un cuarto personaje que pocos conocen: Teofastro, discípulo de Aristóteles.

Este sabio griego tocó muchos palos, pero hubo un área en la que demostró ser una eminencia: como fisonomista del alma. Sus retratos de tipos humanos, sus "caracteres", hechos hace milenios, conservan toda la frescura del primer día, salvando algunas pequeñeces culturales, y ponen de manifiesto cuan poco ha cambiado la naturaleza humana a lo largo de los siglos de nuestra peculiar historia.

Leo uno de ellos con sorprendida delectación. Pese a que no hay nada nuevo bajo el sol en el alma humana sorprende constatarlo leyendo a los clásicos.

Transcribo lo dicho por Teofastro. Por favor, no dejéis de pinchar los enlaces:

De la Afición a la Maldad

La afición a la maldad es una pasión por lo perverso. El individuo que siente esta inclinación procura frecuentar a los que han sido derrotados y condenados en procesos públicos, ya que supone que, con su trato, adquirirá una mayor experiencia y será más temido.

En lo que concierne a la gente de bien, sostiene que nadie es bueno por naturaleza, que todos son iguales, y recrimina a quien es honrado.

Mantiene que el malvado es un hombre liberal, si alguien quiere someterlo a prueba.

Reconoce como ciertas algunas de las cosas que sus conciudadanos le imputan, pero rechaza otras. Afirma que este sujeto es de buena índole, amigo de sus amigos y hábil. Añade a su favor que jamás tropezó con persona más capacitada.


Se muestra favorable con el encausado que rinde cuentas en la asamblea o que es juzgado en un tribunal. No le importa decir a sus vecinos de asiento que se debe juzgar al hecho concreto y no al hombre. Alega que aquél es un perro del pueblo (sicofanta), pues vigila a los delincuentes.

Asegura que "No encontraremos quienes se quieran exponer a la animadversión en defensa del bien común, si damos de lado a personas de esta especie".

También es capaz de erigirse en protector de extranjeros de baja estofa, de defender en los tribunales causas detestables y de interpretar siempre en el peor sentido las alegaciones de ambas partes, cuando juzga un asunto.

En resumen: la afición a la maldad es la hermana del mal y encierra una gran verdad el refrán que dice: "cada oveja con su pareja".


Ay, socialistos, cuan calados os tenían ya aún antes de que el socialismo real y su servil socialismo democrático apareciesen en la tierra. Porque el socialismo como tal no es lo que importa, ni lo que daña, siendo no más que un cuerpo de ideas contradictorio, erróneo. Lo que cuenta son las personas que hay detrás y le insuflan vida proyectando en él sus miserias.

4 comentarios:

Maestre de Campo dijo...

Excelente, y los enlaces también. Solo puedo animarte a que sigas poniendo estos textos extraordinarios.


Muchas gracias

Nomotheta dijo...

Gracias a ti, Maestre.

Seguiré trayendo por aquí a los clásicos, tan olvidados en estos tiempos que corren.

Quintessence of dust dijo...

Hola! la verdad es que no he enviado nada quejándome de las caricarturas de mahoma. En realidad, estoy totalmente de acuerdo con vos. Me puse a leer lo que decís sobre este tema y creo lo mismo.
muy bueno tu blog. interesante.
pasaré frecuentemente a leerte.
saludos desde argentina

Nomotheta dijo...

Entonces ¿tú no has recibido el extraño correo en tu dirección "cristian.ton@gmail.com" en el que un tal Lalo Tacuabe decía cosas confusas sobre las caricaturas?.

He indagado por ahí y he averiguado -siempre con las reservas pertinentes- que el tal Lalo es un radical izquierdista Uruguayo, del que hasta ahora no sabía nada.

Pensé que quizá tu hubieras cruzado algunas palabras con él en algún momento.

Pero en fin, parece que no sabes nada de ello.

Un saludo y gracias por tu respuesta y tus apreciaciones.