miércoles, julio 27, 2005

Más Vale Brasileño en Mano que Cientos de Ingleses Volando

López Garrido ha pedido al Presidente del CGPJ que rectifique. Ha considerado “intolerables” las declaraciones que este último hizo acerca de la muerte de un brasileño en el metro de Londres.

Parece ser que el brasileño entró, en pleno verano, con indumentaria invernal, de esa que disimula tan bien las bombas, en una estación, y que a la voz de alto de la policía salió huyendo despavorido, precisamente en dirección a un vagón de metro, cual si corriera a inmolarse segando de paso unas pocas vidas.

Por lo visto no tenía papeles, el pobre. Y unos tiros acabaron con su vida.

El otro día, entre refrescantes cervefrías, comentaba esto con unos amigos, y uno me dijo: “el tío ese se lo merecía, porque hay que ser gilipollas para montar ese numerito con la tensión que hay en estos momentos en Londres”.

Y no puedo decir que esté de acuerdo en que el chaval aquel mereciera morir de esa patética y casi cómica manera, pero creo que pocos me podrán discutir –ni a mi ni a mi amigo- que el tío ese era bastante tontón..

Sea como sea, ninguna ley avala –ni debiera avalar- que los bobos sean ejecutados sumariamente. Sobre todo porque resultaría extremadamente difícil definir correctamente la idiotez y señalar a quienes abusan de ella en su diaria inercia, y porque en seguida surgirían de los más recónditos recovecos del subsuelo social toda una legión de sicofantes malévolos que le calificarían a uno de imbécil, llevándolo al instante a un cadalso improvisado.

Pero la clave de todo este asunto está en la tensión que apuntaba mi amigo. Porque la ineludible incertidumbre que nos acompaña de la cuna a la tumba se convierte en insoportable, en insufrible tensión, cuando montar en metro es como jugar a la ruleta rusa.

Y no podemos permitir que esta zozobra nos angustie hasta la náusea primero y luego nos paralice, convirtiéndonos en muertos vivientes.

Así que, si es preciso, habrá que sacrificar todos los días a un tonto en el altar de nuestra libertad y tranquilidad, y no dar tanto bombo al asunto.

Porque si hay algún punto en el que el Estado es necesario, un punto que casi ningún liberal (como es sabido amantes del Estado) discuta, es el de la seguridad ciudadana y la defensa exterior.

Aquí el enemigo ataca por ambos frentes, exterior e interior, con quintacolumnistas desvergonzados que proclaman que entienden los sentimientos y motivos de los terroristas, cuando no los comparten abiertamente, y consideran al Occidente que les da cobijo, alimento y múltiples distracciones como inmoral y decadente.

Son exteriores porque nos miran desde la lejanía de su fe y su cultura (que en el Islam son una sola cosa o no son nada), e interiores porque están entre nosotros, como la tenia se aloja en el aparato digestivo de su víctima.

Aunque esto, parece ser, no es intolerable para Garrido. Lo intolerable es, según él, que Francisco José Hernando, Presidente de CGPJ diga que al estar inmersos en una guerra contra el terror, que el denomina, quizá con razón, Tercera Guerra Mundial, sea necesario crear situaciones extremas. Lo intolerable es que se justifique de alguna forma a la policía inglesa por abatir a tiros a un pobre inmigrante brasileño sin papeles disfrazado de terrorista suicida, poco después de una masacre y un intento de repetirla.

Los Jueces para la Democracia y otras asociaciones judiciales de marcada tendencia progresista están escandalizados con Hernando.

¿Para cuando se escandalizarán con los resultados arrojados por la encuesta del Daily Telegraph?.

http://www.larazon.es/noticias/noti_int66637.htm

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Personalmente encuentro my benévolo a zETAp si permite que el presidente del CGPJ se "vaya de rositas" tras su justificación de la seguridad pública por encima de la ilegalidad.

En mi modesta opinión acabarán haciendo que este hombre deje de ser presidente pues parece claro que su percepción de la Seguridad y la Libertad como valores del ordenamiento jurídico lo aproximan peligrosamente a la Constitución de 1978, la que quieren emputecer con los pactos de soberanía autonómicos.

Nomotheta dijo...

La muerte de ese chaval es verdaderamente lamentable, una desgracia.

Pero el problema estriba en que el tabú que rodea a la MUERTE de un CIUDADANO INOCENTE impide analizar con serenidad y rigor lo sucedido, y ubicar el caso particular dentro del análisis general de cómo deben garantizarse la seguridad y la libertad en nuestras sociedades.

Y esta clase de tabues no nos los podemos permitir por más tiempo cuando pende sobre nosotros la espada de Damocles de otro atentado suicida, que se llevaría por delante muchas más vidas.

Cualquier cosa que uno diga que implique que uno acepta de alguna forma lo ocurrido, bien como algo necesario, bien como una fatalidad sobrevenida e inevitable, supone ipso facto que uno es un monstruo sin sentimientos y un enemigo del Estado de Derecho.

Anónimo dijo...

Ahí está el problema que los socialistas distinguen "seguridad" y "libertad" sin entender que la libertad no puede existir sin seguridad, ni mucho menos sin responsabilidad.

Nomotheta dijo...

En una frase lo sintetizas todo de modo admirable.

Anónimo dijo...

Lo único que puedo decir es: Gracias por el elogio. Aunque eso sí, lo considero inmerecido.
El mérito es suyo, que para algo se esfuerza actualizando el blog y poniendo interesantes reflexiones.

Tu peor pesadilla, bobo dijo...

Me había dicho un pajarito que el plúmbeo esmiXi estaba por aquí, aunque sólo sea para encajar una bofetada detrás de otra, y mira tú por dónde, es verdad.

Jo jo jo jo, aquí llega el hombre del saco... a dar por el saco a Luisa Fernanda, alias esmiXirrín...

Luisita, ahora ya puedes pasarte justificadamente 2, 4 o 24 horas sin dormir. Ha llegado ése cuya sombra, encarnada en este caso en Filo, te quita el sueño. By the way, tu confesión me ha conmovido, aunque sea la confesión de un patán totalitario.

Voy a ser muy breve, Luisita. Eres la auténtica y genuina caricatura de un racionalista, y te lo dice alguien que considera la Razón una preciosa joya. Sólo tienes en tu estrecha mente una obsesión: pretender que en todo y para todo existe una verdad absoluta, inamovible y universal... y que tú estás en posesión de ella. Eres patético, verdaderamente lamentable.

Ya me demostraste en su momento que sabes muy poco de lógica (cuando empezamos la "discusión" -por mi parte siempre fue un cachondeo a tu costa- yo no tenía ni idea y aun así te pillé los puntos débiles en un plisplás), pero lo más risible es que teniendo tan poca idea presumieses de haber mantenido sesudos debates con los próceres de la IA, el conocimiento de las profundas implicaciones del teorema de la incompletitud de Gödel etc. etc. etc.

Hablando de Gödel, tú que crees estar en posesión de esa verdad absoluta -naturalmente alojada en el núcleo intelectual de la ideología socialista-, deberías saber que el teorema del susodicho rezaba que "En cualquier formalización consistente de las matemáticas que es lo bastante fuerte para definir el concepto de números naturales, se puede construir una afirmación que ni se puede demostrar ni se puede refutar dentro de ese sistema". Se ve que tú no sabes extraer la lección que se esconde tras esta afirmación.

En fin, no tengo ni muchas ganas ni mucho tiempo que perder. No hace falta que te dopes para conciliar el sueño. Sólo quería recordar, y recordárte, los buenos momentos que me hiciste pasar. Lo mejor era cuando querías adoptar mi tono suficiente en un desesperado intento por contrarrestar los devastadores efectos que tenía en tu frágil ego. En fin, todo lo güeno se acaba.

Que te den, pordiosero de la Razón.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.