viernes, septiembre 30, 2005

Indocumentados Locuaces

El otro día, durante un debate en la SER sobre diversas cuestiones políticas, se mencionó que el FBI había asesinado a un líder independentistas Puertorriqueño. Los contertulios quisieron entrar en detalles pero se quedaron mudos al preguntarse dónde había sido asesinado: ¿en Puerto Rico? ¿En EEUU?. Realmente no tenían ni idea. Finalmente el ínclito Boris confirmó que en el propio Puerto Rico.

No sabiendo como no sabían nada, podría uno dudar justificadamente de que hubiera sido EEUU, o más concretamente el FBI, el autor de la muerte: ¿lo saben tan bien como saben dónde fue?.

Uno piensa en Les Luthiers: “No sé si fue antes o después.....¡Ya está! ¡Si! ¡Lo tengo!......fue antes. Lo que no sé es de qué”.

Pero no voy a discutir que EEUU, a través de su FBI, diese muerte a aquel hombre. Parece que así fue. ¿Qué currículo tiene el individuo en sí?, ¿había vulnerado la ley?, ¿se resistió?. Nada nos dicen. Pero por lo que me he informado hubo un intercambio de disparos y un agente del FBI resultó herido. El muerto no era un manso corderito.

Los tertulianos de la SER habían mostrado, en el comentario de esta noticia, un claro desconocimiento y una notable animosidad hacia EEUU.

Decía Boris, hablando de la madre del militar muerto en Irak que viene dando la murga últimamente, con circo mediático-político alrededor, que en EEUU había una gran censura en la prensa. Esa misma censura, parece ser, es la que ha permitido que el mundo entero conozca perfectamente todo lo relativo a la campaña orquestada por esta mujer.....o, para ser exactos, todo lo que ella y los que con ella están (detrás y delante de las cámaras) quieren que se sepa, quieren que se vea. Después de todo puede que Boris tenga razón y exista alguna clase de censura en los medios de EEUU: censura autoimpuesta que persigue presentar los hechos y opiniones de una determinada manera.

La falta de rigor, seriedad y profesionalidad de los tertulianos de este debate llegó a su cumbre cuando un tal Jaime, de cuyo apellido no logro acordarme, de acento argentino él, decía de la noticia de la sentencia a Al Qaeda en España que era una prueba irrefutable de que las tesis mantenidas por el PP últimamente acerca del 11-M eran erradas y malévolas, que solo pretendían crear tensiones y engañar. Decía que no estaba ETA detrás y que quedaba claro que todo había sido obra de Al Qaeda.

Hubo, tras sus palabras, un silencio incómodo. La conductora del programa tuvo que retomar el asunto corrigiendo a Jaimito: “Sé por dónde vas Jaime, entiendo lo que quieres decir, pero el juicio a Al Qaeda en España es por el 11-S, no por el 11-M”.

Después de eso nuestro Jaimito se vio obligado a disculparse: “discúlpenme, estaba desinformado sobre este particular...patatín patatán”.

Lentamente se recuperó el tono y el ritmo del debate –con la inestimable colaboración de Álvaro Vargas Llosa- y los quijotes subieron de nuevo a su montura para afrontar nuevos molinos.

3 comentarios:

Maestre de Campo dijo...

Es lo que tienen ser más polankista que Polanko, que se puede meter la pata; eso sí, al perro fiel le dieron sus caricias y su hueso... España es un país de estómagos agradecidos y conciencias emputecidas.

Nomotheta dijo...

El circo de Polankone y su muchachos sería mucho más variado y ameno si hubiera elefantes, equilibristas, forzudos...etc etc.

El problema estriba en que solo tiene payasos.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.