lunes, septiembre 05, 2005

Sería Risible si no fuera un Blues

El sureste de EEUU ha sido golpeado por el Katrina, un huracán devastador. Aunque algunos no lo crean se trata de un fenómeno natural. No es cosa del gobierno de George. Pero no desesperemos con sus dificultades para entenderlo. Bastará que lo hagan para que atribuyan el mismo al calentamiento global o a alguna otra excrecencia purulenta del capitalismo mundializador.

En cualquier caso ha golpeado a los negros con un racismo demoledor, que ni Hitler mismo hubiera aprobado. En una ciudad como Nueva Orleans, donde el Blues es todo un estilo de vida, imagino que habrá un elevado porcentaje de negros viviendo (bueno, ya no). La cosa es que 10.000 personas o una cosa así se han visto en la cruel tesitura de esperar a ser rescatadas en un ambiente no especialmente amigable y cómodo. No se fueron antes porque nadie les obligó. La voluntariedad es cosa importante en los países libres. Uno no es siervo de la gleba, adscrito al suelo, como los campesinos medievales o los hombres nuevos soviéticos (que ya quedaron viejos).

Voluntarios son los miembros de la Guardia Nacional que acude al rescate. Nadie les obliga, y nadie les paga por ello, creo. Van, los muy capullos, a rescatar a un rebaño de pobres negros de sus hermanos delincuentes que aprovechan el caos para robar, violar y matar, o hacer tiro al plato con los helicópteros de rescate, por ejemplo.

Mi cuñado me dijo que eran lastimosamente pobres, en la zona más pobre de EEUU, y que no podían salir de allí por eso. Yo le objeté que cuando no tienes nada, nada dejas atrás ni nada has de perder. Él dijo que no tenían ni para pagar el autobús de salida. Una extrema pobreza me parece esa en un país en el que la protección social está mucho más desarrollada de lo que algunos creen y el paro está en un 4 o 5%. Pero admito, con dudas y a regañadientes, que pudiera ser ese el caso de las mentadas 10.000 y pico de personas. Por cierto: ¿Cuántos habitantes tiene esa ciudad?. Si hubiera sido un tsunami en Asia habrían muerto unos pocos más. Pero bueno, con todo, no veo donde está el gravísimo delito de la Administración estatal.

Dice un señor español que estaba allí (creo que el marido de una política del PSOE) que se trata de una moderna forma de genocidio. A lo mejor intenta sugerir que el Estado tenía que haber puesto ingentes medios financieros, materiales y humanos para sacar a los pobrecitos supervivientes de la cloaca en que se había convertido la ciudad. Quizá una limusina por persona con destino a un palacio en Houston con 100 sirvientes por cabeza y caviar recién traído de la gran madre Rusia de cena. Y no esa mierda de alimentos, personas y puñeteros autobuses que han mandado. El Estado tenía que haberse hecho cargo de todo, y además a velocidades superlumínicas, por encima de las posibles, según Einstein. Porque el Estado, creen algunos sabios que están muy enterados, es omnipotente. Su fuerza la demostró con los genocidios (estos de verdad) del arriba mencionado Hitler y su hermano mayor (en todos los sentidos) Stalin.

Una forma estupenda de cargarse poblaciones enteras era deportarlas en masa, por ejemplo, de Ucrania a Siberia. Morían casi todos, y los que no quedaban para el arrastre, trabajando de esclavos, como muchos chinos hacen aún hoy.

Desde luego el Estado es potente para algunas cosas, aunque no pueda cambiar la naturaleza humana, que sin duda no es una tabla rasa, ni tampoco pueda lograr que las cosas funcionen bien (excepto su aparato de coerción, compulsión y robo institucionalizado, claro).

Estos imbéciles americanos (y el que más su Presidente), se dirán los enterados del mundo entero (incluido algún americano antiamericano de esos cuyo sentimiento de culpa por ficciones imperialistas atenaza su raciocinio) , tuvieron una fatal falta de previsión, pese a haber previsto perfectamente el huracán y haber evacuado la ciudad. Si, una falta de previsión racista y genocida, hemos de añadir. Yo estoy dispuesto a mantener estas y otras parecidas afirmaciones después de consumir Ácido Lisérgico. Pues tengo entendido que la realidad se tergiversa y uno oye voces y ve figuras espectrales.

Todo este asunto, pese a ser trágico y terrible, resulta muy ilustrativo. Los ignorantes descubren que EEUU saca al menos 1/3 de su petróleo del Golfo de México. ¡¡¡Nosotros que creíamos que todo todito venía del otro golfo, el pérsico, a precio de saldo!!!. ¿No fue entonces para hacerse con el petróleo irakí por lo que los crueles genocidas americanos exportaron el genocidio a Oriente?….Por un tiempo creímos que habían echado por tierra las transacciones “petróleo por alimentos”, que tanto beneficiaban al hijo de Kofi, para reemplazarlas por genocidio por petróleo.

El otro día un compañero de trabajo se quedó perplejo cuando le dije que Satán Hussein había matado más de diez mil Kurdos en un genocidio de los auténticos. ¡Tan obnubilado estaba con la culpa americana!.

Sea como sea, y como denuncian solventes fuentes periodísticas del propio imperio, de esas que entienden el liberalismo al estilo demócrata, los medios usados en Irak debieran haber estado disponibles ahora en EEUU para abordar esta gran catástrofe.

Siempre los medios debieran haber estado en otro lado. Sobre todo a toro pasado. Y siempre los medios del Estado se estiman infinitos, como si nadie los pagara y fueran perfectamente empleados. La abundancia de la sociedad marxista, supongo. Esa que llegó a su cumbre en 1989, con la caída del muro, cuyo significado muchos parecen no entenderlo o haberlo olvidado.

El caso es que el genocidio exportado ha sido con todo este asunto nuevamente importado y llevado a cabo contra la población negra y pobre, de una forma “moderna”, en palabras de un Savant.

Claro que todas las desgracias tienen una poderosa explicación, ocurran en EEUU o en Europa. Por lo visto, y según dijo un periodista de Telecirco los incendios de Portugal no habían podido evitarse ni sofocarse a tiempo debido a que en Portugal el 90 % de la tierra está ¡¡¡¡¡EN MANOS PRIVADAS!!!…..

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.